Doctrina Administrativa
 
 
 
Buscador de doctrina administrativa
  
 
 
ImprimirImprimir    
 

Consulta Vinculante D.G.T. de 10 de diciembre de 2012


 RESUMEN:

Impuesto sobre el Valor Añadido: Facturas por los servicios prestados por el consultante a una empresa Peruana. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: Retención de los rendimientos que perciba el consultante. Impuesto sobre la Renta de no Residentes: Retenención por parte del consultante por los honorarios que satisfaga por los servicios que le preste colaborador peruano.

Órgano:

SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

Normativa:

LIVA, 37/1992, Arts. 4, 70, 92; RIRPF, RD 439/2007, Arts. 75 y 76; TRLIRNR, RD Leg. 5/2004, Art. 13.

Descripción de los hechos:

Al consultante, autónomo, arquitecto, profesional liberal cuyas funciones radican en el ámbito de la arquitectura, se le ha realizado un encargo en el extranjero, en Perú, a través de una empresa, también, extranjera. La forma de pago será en dólares. Para poder efectuar correctamente el trabajo va a contar con una serie de colaboradores: 1.º) Una empresa española dedicada al ámbito de la arquitectura. 2.º) Un arquitecto colaborador peruano que lleve a término los trámites necesarios en dicho país.

Cuestión planteada:

IVA: Si las facturas por los servicios prestados por el consultante a la empresa no residente en España deben llevar IVA. Si las facturas emitidas por la empresa española colaboradora del consultante al mismo deben llevar IVA. Si podrá deducir el impuesto peruano que le repercutan.

IRPF: Sujeción a retención de los rendimientos que perciba el consultante de la empresa no residente en España por los servicios prestados a la misma.

IRNR: Obligación de retener por parte del consultante por los honorarios que satisfaga por los servicios que le preste el arquitecto colaborador peruano.

Contestación completa:

PRIMERO. En relación con el Impuesto sobre el Valor Añadido:

De acuerdo con el apartado uno del artículo 4 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (BOE del 29), "estarán sujetas al Impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en el ámbito espacial del Impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, incluso si se efectúan a favor de los propios socios, asociados, miembros o partícipes de las entidades que las realicen".

El artículo 70, apartado uno, número 1° de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, dispone lo siguiente:

"Uno. Se entenderán prestados en el territorio de aplicación del Impuesto los siguientes servicios:

1°. Los relacionados con bienes inmuebles que radiquen en el citado territorio.

Se considerarán relacionados con bienes inmuebles, entre otros, los siguientes servicios:

a) El arrendamiento o cesión de uso por cualquier título de dichos bienes, incluidas las viviendas amuebladas.

b) Los relativos a la preparación, coordinación y realización de las ejecuciones de obra inmobiliarias.

c) Los de carácter técnico relativos a dichas ejecuciones de obra, incluidos los prestados por arquitectos, arquitectos técnicos e ingenieros.

d) Los de gestión relativos a bienes inmuebles u operaciones inmobiliarias.

e) Los de vigilancia o seguridad relativos a bienes inmuebles.

f) Los de alquiler de cajas de seguridad.

g) La utilización de vías de peaje.

h) Los de alojamiento en establecimientos de hostelería, acampamento y balneario.".

Así pues, ni los servicios que presta el consultante a su cliente ni los que le prestan a él sus colaboradores se entenderán prestados en el territorio de aplicación del Impuesto, con independencia de dónde se encuentren establecidos dichos colaboradores, cuando el inmueble con el cual se relacionan no radique en el citado territorio.

De este modo, el consultante no deberá repercutir el Impuesto sobre el Valor Añadido en la factura emitida. Igualmente, en las facturas expedidas por su proveedor español no se deberá repercutir el citado Impuesto.

Por lo que se refiere al impuesto peruano que, en su caso, deban repercutirle sus proveedores por los servicios prestados en relación con el inmueble objeto de consulta, el consultante no podrá incluirlo en su declaración como Impuesto sobre el Valor Añadido deducible, ya que según se establece en el apartado uno del artículo 92 de la Ley 37/1992:

"Uno. Los sujetos pasivos podrán deducir de las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido devengadas por las operaciones gravadas que realicen en el interior del país, las que, devengadas en el mismo territorio, hayan soportado por repercusión directa o satisfecho por las siguientes operaciones:

1°. Las entregas de bienes y prestaciones de servicios efectuadas por otro sujeto pasivo.

2°. Las importaciones de bienes.

3°. Las entregas de bienes y prestaciones de servicios comprendidas en los artículo 9.1.º c) y d); 84.uno.2° y 4°, y 140 quinque, todos ellos de la presente Ley.

4°. Las adquisiciones intracomunitarias de bienes definidas en los artículos 13, número 1.º, y 16 de esta Ley.".

Así pues, de acuerdo con el citado precepto, no podrán ser objeto de deducción las cuotas soportadas que no se hayan devengado en el territorio de aplicación del Impuesto.

Para la deducción de las cuotas soportadas por un impuesto correspondiente a otro territorio, el consultante deberá acudir a los mecanismos que, en su caso, hayan establecido las autoridades tributarias del país en el que se devengan dichas cuotas.

Las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido soportadas en el territorio de aplicación del citado tributo podrán deducirse en los términos establecidos en los artículos 92 y siguientes de la Ley 37/1992, con independencia de que el consultante sea una empresa o un profesional autónomo, dado que en cualquiera de Ios dos casos tiene la consideración de sujeto pasivo del Impuesto.

SEGUNDO. En relación con el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

Partiendo de la consideración del consultante como persona física con residencia habitual en territorio español y, en consecuencia, contribuyente del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que percibe rendimientos de actividades profesionales, cabe indicar que el artículo 75 del Reglamento del Impuesto, aprobado por Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo (BOE de 31 de marzo), en adelante RIRPF, establece, en su apartado 1, que estarán sujetas a retención o ingreso a cuenta, entre otras rentas, los rendimientos de actividades profesionales.

Ahora bien, la práctica de las retenciones exige la existencia de un obligado a retener, lo que nos conduce al artículo 76.1 del RIRPF, que establece lo siguiente:

"1. Con carácter general, estarán obligados a retener o ingresar a cuenta, en cuanto satisfagan rentas sometidas a esta obligación:

a) Las personas jurídicas y demás entidades, incluidas las comunidades de propietarios y las entidades en régimen de atribución de rentas.

b) Los contribuyentes que ejerzan actividades económicas, cuando satisfagan rentas en el ejercicio de sus actividades.

c) Las personas físicas, jurídicas y demás entidades no residentes en territorio español, que operen en él mediante establecimiento permanente.

d) Las personas físicas, jurídicas y demás entidades no residentes en territorio español, que operen en él sin mediación de establecimiento permanente, en cuanto a los rendimientos del trabajo que satisfagan, así como respecto de otros rendimientos sometidos a retención o ingreso a cuenta que constituyan gasto deducible para la obtención de las rentas a que se refiere el artículo 24.2 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes."

Conforme con tal regulación, la empresa extranjera, para la que prestaría sus servicios profesionales el consultante, no estará obligada a practicar retención por los rendimientos que le satisfaga por los servicios objeto de consulta si aquélla no es residente en España ni opera en territorio español mediante establecimiento permanente.

TERCERO. En relación con el Impuesto sobre la Renta de no Residentes:

Se trata de determinar la tributación de los rendimientos pagados por el consultante por la prestación de servicios realizada por un profesional peruano. Al no existir en la actualidad Convenio para evitar la doble imposición con Perú, resulta aplicable en este caso el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo (BOE de 12 de marzo), en adelante TRLIRNR.

En el escrito de consulta se describen los servicios prestados como de un arquitecto para que "lleve a término los trámites necesarios en el país". Se debe tener en cuenta lo dispuesto en el artículo 13.1.b) del TRLIRNR que considera rentas obtenidas en territorio español, entre otras, las siguientes:

"b) Las rentas de actividades o explotaciones económicas realizadas sin mediación de establecimiento permanente situado en territorio español, cuando no resulte de aplicación otro párrafo de este artículo, en los siguientes casos: (...)

2°. Cuando se trate de prestaciones de servicios utilizadas en territorio español, en particular las referidas a la realización de estudios, proyectos, asistencia técnica o apoyo a la gestión. Se entenderán utilizadas en territorio español aquellas que sirvan a actividades económicas realizadas en territorio español o se refieran a bienes situados en éste. Cuando tales prestaciones sirvan parcialmente a actividades económicas realizadas en territorio español, se considerarán obtenidas en España sólo por la parte que sirva a la actividad desarrollada en España."

De acuerdo con lo dispuesto en este artículo, las prestaciones de servicios no realizadas en territorio español sólo se gravarán en España cuando sean utilizadas en el citado territorio.

Si un profesional español, el consultante, contrata la prestación de un servicio siempre pretende que sirva a sus intereses profesionales, de otra forma podría ponerse en duda incluso su deducibilidad. Pero no puede tomarse la actividad profesional como un todo, pues nos obligaría a considerar sometidos a tributación en España todos los servicios cuando se prestan a empresas o profesionales españoles. Se debe entonces concretar si el servicio prestado está especialmente dirigido, sirve especialmente, a los fines de una parte de esa actividad y dónde se realiza la misma.

Se trata de determinar si el profesional español consultante que contrata los servicios del profesional peruano los utiliza para la realización de su actividad en España.

Si, tal como indica el escrito de consulta, el servicio efectivamente prestado por el profesional peruano consiste exclusivamente en la realización de trámites en Perú para la consecución del contrato en dicho país del profesional consultante con la sociedad peruana, se podrá entender que el citado servicio no es utilizado por el arquitecto español en nuestro territorio sino en territorio peruano, ya que sirve a la actividad que se va a realizar en Perú.

En consecuencia, los rendimientos obtenidos por el profesional peruano por el servicio objeto de esta consulta prestado en Perú no se consideran renta obtenida en España, sin que proceda, por tanto, la práctica de retención alguna.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

 
 
Practicum Local 2014
Practicum Ejercicio de la Abogacía 2015
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho