Jurisprudencia
 
 
 
Buscador de jurisprudencia
          
 
 
ImprimirImprimir    
 

Sentencia T.S.J. Aragón 417/2012 de 28 de noviembre


 RESUMEN:

ISD: Liquidación definitiva. Comprobación de valores de los inmuebles declarados. No se ha producido la justificación de los criterios valorativos empleados. Falta de motivación. Situación de indefensión. Tasación pericial contradictoria. Características del inmueble objeto de valoración. Estimación parcial.

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00417/2012

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ARAGÓN.

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO (Sección 2.ª).

-Recurso número 209 del año 2011-

SENTENCIA N.º 417 de 2012

ILUSTRÍSIMOS SEÑORES

PRESIDENTE:

D. Eugenio A. Esteras Iguácel

MAGISTRADOS:

D.ª Nerea Juste Díez de Pinos.

D. Fernando García Mata

-------------------------------

En Zaragoza, a veintiocho de noviembre de dos mil doce.

En nombre de S.M. el Rey.

VISTO, por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ARAGÓN (Sección 2.º), el recurso contencioso-administrativo número 209 de 2011, seguido entre partes; como demandante DON Herminio, representado por la Procuradora de los Tribunales D.ª Laura Ascensión Sánchez Tenías y asistido por la abogada D.ª Sara López Garbayo; y como Administración demandada la ADMINISTRACIÓN DEL ESTADO, representada y asistida por el Sr. Abogado del Estado y la DIPUTACIÓN GENERAL DE ARAGÓN, representada y asistida por el letrado de la Comunidad Autónoma. Es objeto de impugnación la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Aragón, actuando por medio de órgano unipersonal designado al efecto, de 28 de enero de 2011, por la que se desestima la reclamación número NUM000 interpuesta contra liquidación definitiva relativa al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Procedimiento: Ordinario.

Cuantía: 68.659,85 €.

Ponente: Ilmo. Sr. Magistrado D. Fernando García Mata.


ANTECEDENTES DE HECHO:


 
Primero.—La parte actora en el presente recurso, por escrito que tuvo entrada en la Secretaría de este Tribunal en fecha 15 de abril de 2011, interpuso recurso contencioso administrativo contra la resolución citada en el encabezamiento de esta resolución.

Segundo.—Previa la admisión a trámite del recurso y recepción del expediente administrativo, se dedujo la correspondiente demanda, en la que tras relacionar el recurrente los hechos y fundamentos de derecho que estimaba aplicables concluía con el suplico de que se dictara sentencia por la que, con estimación del recurso se anule la resolución recurrida por ser contraria a derecho.

Tercero.—La Administración demandada y codemandada, en sus respectivos escritos de contestación a la demanda, solicitaron, tras relacionar los hechos y fundamentos de derecho que, por su parte, estimaron aplicables, que se dictara sentencia por la que se desestimase el recurso interpuesto.

Cuarto.—Recibido el juicio a prueba y practicada la propuesta por las partes con el resultado que es de ver en autos, se celebró la votación y fallo el día señalado, 21 de noviembre de 2012.


FUNDAMENTOS DE DERECHO:


 
Primero.—Se impugna en el presente proceso por la parte actora la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Aragón, actuando por medio de órgano unipersonal designado al efecto, de 28 de enero de 2011, por la que se desestima la reclamación número NUM000 interpuesta contra liquidación definitiva relativa al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Segundo.—Como antecedentes de la impugnación cabe señalar que D.ª Esmeralda falleció el 21 de octubre de 2003, en estado de casada con D. Herminio, habiendo tenido tres hijos: D. Alvaro, D. Augusto y D.ª Adriana, siendo otorgada el 30 de marzo de 2004 Escritura de Manifestación y Aceptación de herencia, y presentando el 15 de abril de 2004 las autoliquidaciones por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Iniciadas actuaciones inspectoras el 5 de febrero de 2008 y tras comunicarse en diligencia de 25 de abril de 2008 el resultado de la comprobación de valores de los inmuebles declarados, se levantó acta en fecha 23 de junio de 2008, concluyendo con liquidación de 17 de noviembre de 2008, que fue impugnada en vía económico-administrativa, cuya resolución desestimatoria es objeto del presente recurso.

Tercero.—La parte recurrente afirma, en primer lugar, con relación a la valoración efectuada de las fincas urbanas de Zaragoza y Jaca, que no se ha producido la justificación de los criterios valorativos empleados, pues se ha limitado el perito tasador a multiplicar la superficie y otros coeficientes por unos módulos obteniendo así una cifra final, pero sin exponer el proceso lógico que le ha llevado a la aplicación de esos módulos a los inmuebles, privando al contribuyente de los elementos de juicio que le han llevado a tal aplicación.

Alegada, en consecuencia falta de motivación de la comprobación de valores, resulta conveniente comenzar recordando que, conforme dispone el artículo 57.1 LGT, al regular la comprobación de valores, "el valor de las rentas, productos, bienes y demás elementos determinantes de la obligación tributaria podrá ser comprobado por la Administración tributaria" por diversos medios que enumera, entre los que se encuentra -letra e)- el "dictamen de peritos de la Administración", disponiendo el artículo 134, en su apartado 3, que "si el valor determinado por la Administración tributaria es distinto al declarado por el obligado tributario, aquélla, al tiempo de notificar la propuesta de regularización, comunicará la propuesta de valoración debidamente motivada, con expresión de los medios y criterios empleados", disposición que no es sino plasmación al caso concreto de cuanto dispone el artículo 103 LGT, que al regular la obligación de resolver dispone en su apartado 3 que "los actos de liquidación, los de comprobación de valor, los que impongan una obligación, los que denieguen un beneficio fiscal o la suspensión de la ejecución de actos de aplicación de los tributos, así como cuantos otros se dispongan en la normativa vigente, serán motivados con referencia sucinta a los hechos y fundamentos de derecho" y que se reitera en el artículo 139, dentro de la regulación de la comprobación limitada, al señalar en su apartado 2 que "la resolución administrativa que ponga fin al procedimiento de comprobación limitada deberá incluir, al menos, el siguiente contenido: (...) c) Relación de hechos y fundamentos de derecho que motiven la resolución".

En cuanto a dicha exigencia de motivación reiteradamente viene señalando desde antiguo la jurisprudencia -entre otras, sentencias de 18 de Junio de 1991, 8 de Enero de 1992, 22 de Diciembre de 1993, 26 de Febrero de 1994, 4, 11, y 25 de Octubre de 1995, 23 de Febrero de 1996, 29 de Abril, 12 de Mayo de 1997 y 25 de abril de 1998 - que las valoraciones practicadas por la Administración (además de ser emitidas por funcionario idóneo para ello) deben ser fundadas, lo que equivale a expresar los criterios, elementos de juicio o datos tenidos en cuenta para determinar el valor a que se llegue, pues, en otro caso, se produce una situación de indefensión para el sujeto pasivo que carece de medios para combatirlas.

A la vista de las alegaciones de la parte recurrente resulta obligado proceder al examen del expediente administrativo y, en concreto, a las discutidas valoraciones emitidas por el Servicio de Valoración Inmobiliaria de la Dirección General de Tributos de la Diputación General de Aragón -folios 43 a 60 del expediente común-, pudiendo observarse de su examen que el mismo, tras rechazar la aplicabilidad de la normativa de valoración catastral y la relativa al mercado hipotecario, que el mismo valora el suelo por el valor de repercusión, atendiendo a la edificabilidad y usos permitidos, rechazado la valoración dada a efectos del Impuesto sobre el Incremento del valor de los Terrenos, refiriendo la clasificación, calificación y superficie y obteniendo en fin el valor de repercusión atendiendo a la situación de las fincas en relación con el casco urbano, el equipamiento, dotaciones y expectativa de rendimiento en venta. A continuación, en cuanto al valor de la construcción se determina teniendo en cuenta el valor de reposición de la construcción (ejecución material mas gastos) el tiempo transcurrido desde su construcción y su estado de conservación, así como superficies según su uso; atendiendo a la tipología de la edificación, clase de estructura, cerramientos, instalaciones de que dispone y calidad de los materiales y acabados, así como la edad y estado de conservación de la edificación que concreta, y teniendo en cuenta las superficies construidas, y aplicando sobre el valor resultante, un porcentaje de reducción.

Pues bien, a la vista de lo expuesto anteriormente, resulta necesario afirmar que, dejando a un lado la conformidad o disconformidad de la actora con la valoración referida, cuyo cauce de discusión cabe articular a través de la tasación pericial contradictoria, lo cierto es que la misma contiene los criterios, elementos y datos tenidos en cuenta para llegar en definitiva al valor comprobado, por lo que ha de concluirse afirmando que la referida valoración, frente a lo que afirma la parte recurrente, está suficientemente motivada, y por lo tanto procede rechazar su impugnación por defecto de motivación, determinante de indefensión.

Cuarto.—Por último, en cuanto a la participación del 62,95% en la finca sita en el barrio de Garrapinillos, rechaza los referentes tenidos en cuenta por el perito cuando resulta que se trata de suelo no urbanizable, y concretamente suelo no urbanizable de especial Protección del ecosistema productivo agrario en el regadío alto, añadiendo que además fue rechazada la pretensión de la actor, en vía contencioso-administrativa, de que se clasificaran los suelos como Suelo Urbanizable No delimitado de uso residencia de baja densidad.

Frente a ello debe señalarse que, si bien es cierto que en el informe-valoración -folios 43 y 44 del expediente común- se hace unas referencias genéricas y generales, que no atienden a las características del inmueble objeto de valoración -se hace referencia a como debe valorarse, en general, el terreno como las eventuales construcciones que pudieran existir en los mismos-, lo cierto es que al folio 45, se concreta la valoración, a la vista de las características de la finca, teniendo en cuenta que se trata de Suelo No Urbanizable, al que atribuye un valor base de 8 euros y al que aplica un coeficiente por emplazamiento de 1,5, resultando un valor unitario de 12 euros. No obstante, ello no determina la desestimación del recurso, puesto que conforme a la doctrina antes referida, con las referencias genéricas contenidas en los folios 43 y 44 -la mayoría de las cuales carecen de aplicación al bien objeto de valoración-, no se satisface la exigencia de expresar los criterios, elementos de juicio o datos tenidos en cuenta para determinar el valor a que se llegue, sin que quepa admitir que satisfaga dicha deficiencia el cuadro incluido en el folio 45.

Por ello, con relación a la valoración de dicho bien no urbanizable, ha de llegarse a la conclusión de que la valoración pericial en la que se funda la liquidación practicada, carece de la adecuada motivación y en consecuencia ha de ser anulada, y ello con estimación parcial del recurso.

Quinto.—No hay motivos que determinen un especial pronunciamiento en cuanto a Costas.


F A LL A M O S.


 
Primero.—Estimamos parcialmente el recurso contencioso-administrativo número 209 del año 2011, interpuesto por DON Herminio, contra la resolución citada en el encabezamiento de la presente resolución, la cual anulamos, así como la liquidación que la misma confirma, en cuanto atribuye un valor comprobado, determinante de la base imponible, con relación al inmueble sito en Garrapinillos-Zaragoza, sin la adecuada motivación, desestimándolo en todo lo demás.

Segundo.—No hacemos especial pronunciamiento en cuanto a costas.

Contra la presente resolución cabe interponer ante esta Sala, en el caso de darse los supuestos del artículo 96.1 o 99 LJ, recurso de casación para unificación de doctrina, en el término de treinta días contados desde el siguiente a la notificación de la sentencia, previo el depósito previsto en la Ley Orgánica 1/2009.

Así, por esta nuestra sentencia, de la que se llevará testimonio a los autos principales, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado ponente, celebrando la Sala audiencia pública, en el mismo día de su pronunciamiento, doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
 
Checkpoint Connect
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho