Jurisprudencia
 
 
 
Buscador de jurisprudencia
          
 
 
ImprimirImprimir    
 

Sentencia A.P. Valencia de 3 de junio de 2003


 RESUMEN:

La orden de inmovilización del vehículo no especificaba el tiempo de mantenimiento de esa situación, motivo por el que se considera que no existió desobediencia al llevárselo unas horas después tras intentar, sin éxito, localizar a los agentes.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-Por el Juzgado de Instrucción, nº 3 de Requena, con fecha 28 de marzo de 2003 se dictó sentencia en la meritada causa, declarando probados los hechos siguientes: " Único.- Queda acreditado que el pasado día 9 de diciembre de 2001, el Sr. Miguel, dio resultado positivo (1'02 y 1'00 mg/l) en un control de alcoholemia preventivo practicado por los Agentes de la Policía Local de Cheste con número de identificación profesional nº (...) y ...) , procediéndose a la inmovilización del vehículo clase turismo, marca Volkswagen, modelo Polo, matrícula (...) y a extender el correspondiente boletín de denuncia y acta de inmovilización del turismo conducido por el Sr. Miguel . La orden de inmovilización fue comunicada al Sr. Miguel por los Agentes antes referidos, quienes le informaron que no podía conducir el vehículo sin someterse de nuevo a la realización de la prueba. A las 7:20 horas se comprobó por los referidos Agentes de que el turismo no se hallaba en la calle Barón de Cheste nº 17 de la localidad de Cheste, lugar donde quedó inmovilizado.".

Segundo.-La parte dispositiva de la referida sentencia recurrida es del tenor literal siguiente: " Debo condenar y condeno a D. Miguel, como autor penalmente responsable de una falta de desobediencia prevista y penada en el artículo 634 del Código Penal, a la pena de veinte días multa a razón de seis euros diarios, quedando sujeto, en caso de impago de la misma, a una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas, imponiéndole el pago asimismo de las costas causadas en el juicio".

Tercero.-Notificada dicha sentencia a las partes, por el arriba indicado se interpuso recurso de apelación ante el órgano judicial que la dictó. Formalizado el recurso ante el Juzgado de Instrucción, dio este traslado a las demás partes por un plazo común de diez días. Transcurrido dicho plazo y fijado domicilio para notificaciones, fueron elevados los autos originales a esta Audiencia Provincial con todos los escritos presentados y recibidos los mismos fueron repartidos por los servicios comunes al Magistrado que suscribe y, remitido el asunto a la Secretaría de la Sección Segunda de esta Audiencia Provincial, se formó el correspondiente rollo.

Cuarto.-En la tramitación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.

HECHOS PROBADOS

No se aceptan los de la sentencia apelada, que son sustituidos por los siguientes:

Sobre las 6'35 horas del día 9 de diciembre de 2001 el denunciado Miguel conducía el automóvil Polo de matrícula (...) por la localidad de Cheste, acompañándole un amigo y dos chicos. Cuando se detuvo en la calle Barón de Cheste y por tener la radio en alto volumen le fue llamada la atención por agentes de la Policía Local, los que al comprobar que tanto el denunciado como su acompañante tenían una tasa de alcohol que les impedía conducir, se procedió por los agentes a la inmovilización del vehículo, si bien dejaron las llaves al denunciado. Cuando volvieron al lugar los agentes, unas dos horas después, el automóvil ya no se encontraba allí.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

Primero.-La Sala, en el presente recurso de apelación ha procedido al estudio de la causa cuya sentencia es objeto de deliberación, examinándose los argumentos impugnatorios expuestos por las partes apelantes en esta alzada, en el ejercicio de su derecho fundamental contenido en el artículo 24.1 de la Constitución Española, en el que se comprende la utilización de los medios de impugnación y de las diversas instancias previstas en el ordenamiento jurídico, de suerte que el acceso al recurso de apelación, en los términos establecidos por la Ley, constituye un instrumento procesal del que podrán servirse las partes para obtener la resolución judicial definitiva que garantiza el citado precepto constitucional.

Segundo.-La infracción penal de desobediencia exige la emisión de una orden o mandato cuando por la Autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones y revestida de las formalidades legales, así como la intención en el sujeto del dolo específico de burlar el principio de autoridad. Respecto de lo primero es cierto que al denunciado se le ordenó que no podía conducir por la inmovilización de su automóvil, pero la orden fue incompleta pues no se ha acreditado hasta cuando duraba la prohibición, si hasta la realización de una segunda prueba o hasta que se pasaran los efectos del alcohol. El denunciado negó la firma que se le atribuyó en el acta de inmovilización y por lo que solicitó la práctica de una prueba pericial caligráfica, lo que fue denegado por el Instructor, por lo que no se sabe si los apercibimientos que en aquella consta se le hicieron al denunciado, el que alega el desfase de las fechas al aparecer antes de la firma la del 12 de diciembre de 2001, cuando el hecho ocurrió el día 9 anterior. El denunciado aduce que estuvo esperando en el vehículo hasta las ocho de la mañana y luego fue a las dependencias policiales pero no había nadie, lo que concuerda con lo manifestado por uno de los agentes de que a esas horas estaban cerradas. Respecto a la posible hora en que el vehículo abandonó el lugar, uno de los policías dijo que volvieron a las nueve y ya no estaba, mientras que el otro dijo que volvieron a las dependencias una hora después de la inmovilización y ya no estaba, sería sobre las ocho.

Tercero.-De todo ello aparece que el denunciado cumplió en parte la orden recibida de permanecer en el lugar con el vehículo, así como el personarse ante la Policía para poder conducir de nuevo, estando cerrada la dependencia, por lo que optó por marcharse; debiendo tenerse en cuenta que el automóvil fue luego conducido por el acompañante del denunciado, sobre el que no pesaba la orden y se desconoce el grado de alcoholemia que tenía, por lo que es posible que casi tres horas después estuviera en condiciones de conducir. Así como la falta del dolo específico en el denunciado de menosprecio a la autoridad representada por ser agente, pues en todo caso estaríamos ante una interpretación equivocada de la orden recibida que no tiene transcendencia penal. Por lo que procede la estimación del recurso y la absolución del denunciado.

Cuarto.-Procede imponer de oficio las costas correspondientes a ambas instancias.

FALLO

Que estimar el recurso de apelación interpuesto por el Letrado D. Salvador Silvestre Camps, en nombre y representación de D. Miguel, contra la sentencia dictada con fecha 28 de marzo de 2003 por el Ilmo. Sr. Juez de Instrucción, nº 3 de Requena, en los autos de Juicio de Faltas nº 288/2001, de que estas actuaciones traen causa, y acordándose la absolución de D. Miguel respecto de la falta por la que se le había condenado. Declarándose de oficio las costas tanto de la primera instancia como las de esta apelación.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
 
Checkpoint Connect
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho