Jurisprudencia
 
 
 
Buscador de jurisprudencia
          
 
 
ImprimirImprimir    
 

Sentencia T.S.J. Aragón 902/2010, de 1 de diciembre


 RESUMEN:

Despido disciplinario: Improcedente. Conductor de empresa de transporte. No concurre culpa o negligencia grave en la conducta del actor. Reincidencia. Concepto. Sucesión en el tiempo de hechos ya sancionados. Desestimación. Prohibición de sancionar el mismo hecho dos veces

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00902/2010

T.S.J.ARAGON SALA SOCIAL

CL.COSO NUM. 1

Tfno: 976 208 360

Fax:976 208 405

NIG: 50297 34 4 2010 0100810

402250

TIPO Y N.º DE RECURSO: RECURSO SUPLICACION 0000814 /2010

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: DEM: 0000491 /2010 del JDO. DE LO SOCIAL n.º: 001

Recurrente/s: AINTRA SL

Abogado/a:

Procurador: SERAFIN ANDRES LABORDA

Graduado Social:

Recurrido/s: Felix

Abogado/a:. ASESORIA CCOO

Procurador:

Graduado Social:

Rollo número: 814/2010

Sentencia número: 902/2010

A.

MAGISTRADOS ILMOS. Sres:

D. CARLOS BERMÚDEZ RODRÍGUEZ

D. JOSÉ ENRIQUE MORA MATEO

D. RAFAEL MARIA MEDINA Y ALAPONT

En Zaragoza, a uno de diciembre de dos mil diez.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, compuesta por los Sres. indicados al margen y presidida por el primero de ellos, pronuncia en nombre del REY esta

SENTENCIA

En el recurso de suplicación núm. 814 de 2010 (Autos núm. 491/2010), interpuesto por la parte demandada empresa AINTRA, S.L., contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social de Huesca, de fecha ocho de septiembre de dos mil diez; siendo demandante D. Felix, sobre despido. Ha sido ponente el Ilmo. Sr. D. JOSÉ ENRIQUE MORA MATEO.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Según consta en autos, se presentó demanda por D. Felix, contra Aintra, S.L., sobre despido, y en su día se celebró el acto de la vista, habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de lo Social de Huesca, de fecha ocho de septiembre de dos mil diez, siendo el fallo del tenor literal siguiente:

"Estimando la demanda por despido interpuesta por D. Felix frente a AINTRA, S.L. debo declarar y declaro improcedente el despido y debo condenar y condeno a la demandada a que a su elección y dentro de los cinco días siguientes a la notificación de esta sentencia le readmita en el mismo puesto de trabajo o le abone la suma de 3.102,87 euros e igualmente al abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la de notificación de esta sentencia.

El derecho de opción concedido al demandado deberá ejercitarlo mediante escrito o comparecencia en la Secretaria de este Juzgado de lo Social, dentro del plazo de cinco días hábiles siguientes a la notificación de la sentencia, sin esperar a la firmeza de ésta, entendiéndose que opta por la readmisión si no hiciese manifestación alguna.".

Segundo.-En la citada sentencia y como hechos probados se declararon los del tenor literal:

"PRIMERO.- El actor D. Felix ha prestado servicios laborales para la empresa demandada Aintra, S.L., desde el 5-6-2008 hasta el 20-5-2010, con la categoría profesional de conductor y retribución diaria de 35,16 euros, incluida prorrata de pagas extraordinarias, más dietas.

Segundo.-Las cantidades que ha percibido en concepto de dietas en los últimos 6 meses han sido las siguientes:

Noviembre 2009, 879,8 euros.

Diciembre 2009, 577,7 euros.

Enero 2010, 742,27 euros.

Febrero 2010, 580,09 euros.

Marzo 2010, 578,85 euros.

Abril 2010, 996,31 euros.

Tercero.-Mediante carta de fecha 19-5-2010, la empresa le notificó el despido, con fecha de efectos 20-5-2010, siendo el motivo "la comisión reiterada de una serie de faltas graves, sancionadas en los expedientes y fechas siguientes:

Informe Disciplinario 23-2010, de fecha 28-4-2010 por falta muy grave.

Informe Disciplinario 24-2010, de fecha 11-5-2010 por falta grave.

Informe Disciplinario 25-2010, de fecha 12-5-2010 por falta grave.

Informe Disciplinario 26-2010, de fecha 19-5-2010 por falta grave.

La referida reiteración de dichas faltas constituye el motivo de base de la presente decisión empresarial, la cual encuentra amparo legal en el artículo 53.10 del Acuerdo General para las Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera..."

Cuarto.-El actor había sido sancionado en los expedientes a los que hace referencia la carta de despido, por los siguientes hechos, que fueron sancionados, todos ellos, con amonestación por escrito:

Informe Disciplinario 23-2010: conducir un vehículo propiedad de la demandada sin llevar inserta la tarjeta de conductor en el tacógrafo, dando lugar a la imposición de una multa de tráfico a la empresa por importe de 3.301 euros (documentos 11-15 del ramo de prueba de la demandada, su contenido se da por reproducido).

Informe Disciplinario 24-2010: no respetar los tiempos de descanso entre jornadas, dando lugar a la imposición de una multa de tráfico a la empresa por importe de 1500 euros (documentos 5-10 del ramo de prueba de la demandada, su contenido se da por reproducido).

Informe Disciplinario 25-2010: queja de uno de los clientes de la empresa, Cargill, S.L.U., por la negativa reiterada del actor a cumplir con las normas de seguridad interna de su planta (documento 4 de la demandada, su contenido se da por reproducido).

Informe Disciplinario 26-2010: queja de uno de los proveedores de la empresa, Rodi, por el reiterado mal comportamiento y malos modales del actor con respecto al personal de sus instalaciones (documento 3 prueba de la demandada, su contenido se da por reproducido.

Quinto.-El actor no ostenta ni ha ostentado en el año anterior la condición de representante legal de los trabajadores, ni cargo sindical.

Sexto.-Celebrado acto de conciliación sin avenencia.".

Tercero.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por la parte demandada, siendo impugnado dicho escrito por la parte demandante.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Al amparo del art. 191 c) de la Ley de Procedimiento Laboral, T. R. de 7 de abril de 1995, denuncia el recurso infracción de lo dispuesto en el art. 53.10 del Acuerdo General para las Empresas de Transporte de Mercancías por carretera, BOE de 29.1.1998, sobre multas de tráfico y seguridad vial; y del art. 54.2 b) y c) del Estatuto de los Trabajadores, sobre indisciplina, desobediencia y transgresión de la buena fé en el desarrollo del contrato de trabajo.

Segundo.-Esta Sala tiene reiterados pronunciamientos sobre la responsabilidad imputable a conductores o a sus empresas en materia de daños en la mercancía o vehículo, multas de tráfico y multas derivadas de la Ordenación del Transporte.

En Sentencia de 17.6.2009, r. 404/09, declaramos: "la Sala acoge el criterio señalado por la STS de 14.11.2007, r. 4726/06: "Es cierto que el trabajador tiene como deber laboral básico cumplir con las obligaciones concretas de su puesto de trabajo, y entre ellas la de conservar en buen estado los medios e instrumentos de trabajo que le facilita el empleador, de conformidad a las reglas de la buena fe y diligencia (arts. 5.1.a), 20 y 54.2.b) del ET); mas no por ello, pueden trasladarse sin matización alguna las normas del Código Civil reguladoras de la responsabilidad contractual por dolo o culpa (arts. 1101 y ss). Una de las notas esenciales y características del contrato de trabajo es la ajeneidad, que significa que es el empresario y no el trabajador, quien asume tanto los frutos como los riesgos que se deriven del trabajo prestado, entre estos últimos, los que se produzcan por errores o descuidos del trabajador, que no se puede comprometer a una prestación carente de ellos. Exigir una actividad y un resultado óptimos con consecuencias indemnizatorias en todo caso contrario, además de desconocer que la naturaleza humana nunca puede garantizar la perfección en el obrar, supondría un freno, cuando no un impedimento absoluto, para la aceptación de la mayor parte de los trabajos por cuenta ajena, ante el potencial y grave riesgo patrimonial que implicaría el manejo de los costosos instrumentos de trabajo de los que hoy se dispone, si el trabajador tuviera que responder de todos los daños y perjuicios causados. Ello obliga a matizar los tradicionales criterios civiles de responsabilidad indemnizatoria contractual, y a exigir para que ésta pueda surgir en el ámbito laboral, que la culpa o negligencia del trabajador sea grave, cualificada o de entidad suficiente. O lo que es igual, que no todo error, fallo u olvido del trabajador da lugar a la indemnización de los daños y perjuicios que cause su actuar, lo que obliga a estar a las circunstancias de cada caso para valorar el grado de desatención de las medidas y cuidados exigibles a todo trabajador".

Y en la de 29.10.2008, r. 777/08, en el mismo sentido: "Como razonaba esta Sala en su sentencia de 31.10.2002 (r. 315/02) haciéndose eco de la doctrina científica más autorizada, "durante la ejecución de la prestación laboral se producen descuidos, fallos y deficiencias de la misma. Pero es que el trabajador no promete una prestación completamente libre de faltas, pues la misma no puede ser normalmente exigida, siendo inevitable que se produzcan errores durante la vigencia del contrato de trabajo. Lo que el empresario puede, en principio, exigir del trabajador es la observancia de aquello que obliga también a sus compañeros de trabajo; aquello que en la esfera del tráfico se ejecuta de manera normal y habitual, de forma que las faltas acaecidas en estas circunstancias no contradicen el principio de que el trabajador se obliga a la realización diligente de su prestación. Por consiguiente, no todo fallo, descuido o deficiencia del trabajador da lugar a la indemnización de los daños y perjuicios, sino que es preciso que la falta cometida no se hubiera producido si el trabajador hubiera observado el cuidado exigible en atención a las circunstancias, lo que obliga a ponderar las circunstancias concurrentes en cada caso concreto, valorando si la conducta del trabajador debe considerarse o no incluida dentro del riesgo asumido por la empresa". Se llega por ello a la conclusión de que tampoco se ha llegado a justificar en la conducta del trabajador un grado de desatención determinante de la grave culpabilidad que sirva de soporte causal al abstracto y formal reconocimiento que plasma el documento de 31.1.2008".

Tercero.-En el caso enjuiciado, tanto respecto a las sanciones litigiosas, fueren impuestas por contravención de las leyes de Tráfico y de Ordenación del Transporte Terrestre, en todo caso relativas a requisitos administrativos necesarios para el transporte realizado, como en las quejas de clientes, entiende la Sala, al igual que la sentencia de instancia, que no concurre en la conducta del trabajador la exigible culpa o negligencia grave, cualificada o de entidad suficiente, que menciona la citada Sentencia del Supremo de 14.11.2007 como requisito para hacerle responsable de su pago.

Por otro lado, la reincidencia puede apreciarse cuando al cometer una falta el trabajador reincide en faltas ya sancionadas y firmes anteriores, lo que no ocurre en el caso presente, en el que la empresa despide al trabajador por haber cometido varias faltas antriormente que la empresa sancionó como leves, con amonestación escrita.

Señala la STS 13-10-1986: "...si reincidir implica volver a incurrir en falta definida y sancionada, cuando tal circunstancia no se da, sino que en determinado momento la empresa pretende valorar diversas y dispares imputaciones de faltas laborales, el concepto jurídico y legal de "reincidencia" no se da, sino que en determinado momento se juzgan hechos varios, por lo que habrá una "conjunción" de faltas apreciadas en un momento determinado, pero no una "reincidencia" que implica sucesión en el tiempo de hechos ya sancionados...". Y la de 4-10-1983 del mismo Tribunal: "...la generalmente admitida justificación de la reincidencia es precisamente la de servir de reforzamiento sancionador a quien, habiendo sufrido la primera admonición, no se corrige y comete una segunda o posterior infracción, siendo por consiguiente inaplicable cuando varias faltas cometidas simultánea o sucesivamente son objeto de sanción, unitaria o plural pero con unidad de tiempo, por faltar entonces el requisito de la comisión sucesiva con sanción escalonada teniendo en cuenta que para que haya reincidencia es preciso también que al cometerse la segunda o posterior falta la precedente esté definitivamente sancionada...".

En suma, la posibilidad de sancionar un hecho dos veces queda vetada por el principio general de Derecho "non bis in idem", pues la relevancia de una conducta, salvo en la apreciación específica de una reiteración o reincidencia, cuando el empleador ha optado por su sanción por otro cauce, no posibilita el ejercicio de la facultad disciplinaria nuevamente, agotándose la facultad de represión en la sanción impuesta inicialmente (STS 22-9-1988).

En consecuencia, la sentencia no ha infringido los preceptos legales y convencionales invocados en el recurso, por lo que procede su desestimación y la confirmación de la sentencia impugnada.

Por imperativos legales (arts. 202 y 233 de la Ley de Procedimiento Laboral) las costas del recurso, en su dimensión normada, deben ser impuestas, a la parte recurrente; y debe disponerse la pérdida del depósito constituido para recurrir; con mantenimiento del aval, hasta la ejecución de la sentencia o hasta que, en su caso, proceda su realización.

En atención a lo expuesto, dictamos el siguiente


FALLO


 
Desestimamos el recurso de suplicación n.º 814 de 2010, ya identificado antes, y, en consecuencia, confirmamos la sentencia recurrida. Con imposición a la empresa recurrente de las costas de su recurso. Se decreta la pérdida del depósito constituido para recurrir, el cual se ingresará en el Tesoro Público. Se mantienen los aseguramientos prestados, hasta que la parte condenada cumpla la sentencia o hasta que en cumplimiento de la misma se resuelva sobre la realización de dichos aseguramientos.

Contra esta resolución cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo dentro del plazo de diez días hábiles contados a partir del siguiente a su notificación, debiendo prepararse mediante escrito ante esta Sala.

Así, por esta nuestra sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
 
Checkpoint Connect
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho