Jurisprudencia
 
 
 
Buscador de jurisprudencia
          
 
 
ImprimirImprimir    
 

Sentencia T.S.J. La Rioja 84/2011 de 21 de marzo


 RESUMEN:

Incapacidad permanente absoluta: El actor presenta una pluripatología que, conjuntamente valorada, pone de relieve un estado de salud psico-físico manifiestamente deteriorado, y una situación muy limitativa de la capacidad funcional laboral que no permite apreciar que el demandante esté en las condiciones adecuadas para asumir los mínimos de dedicación, diligencia y atención que son indispensables para desempeñar cualquier trabajo por muy sencillo que éste sea, aún en centro especial de empleo. Estimación.

LOGROÑO

SENTENCIA: 00084/2011

T.S.J.LA RIOJA SALA SOCIALLOGROÑO

C/ BRETON DE LOS HERREROS 5-7 LOGROÑO Tfno: 941 296 421 Fax:941 296 408 NIG: 26089 44 4 2009 0100687 402250

TIPO Y N.º DE RECURSO: RECURSO SUPLICACION 0000115 /2011

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: DEM: 0000471 /2009 del JDO. DE LO SOCIAL n.º: 001

Recurrente/s: Felix

Abogado/a: PEDRO MARIA PRUSEN DE BLAS

Procurador:Graduado Social:

Recurrido/s: INSS, TGSS

Abogado/a: LETRADO SEGURIDAD SOCIAL, LETRADO SEGURIDAD SOCIAL

Procurador:, Graduado Social:

Sent. N.º 84/2011

Rec. 115/2011

Ilmo. Sr. D. Miguel Azagra Solano.:

Presidente.:

Ilmo. Sr. Cristóbal Iribas Genua:

Ilmo. Sr. Mercedes Oliver Albuerne:

En Logroño a veintiuno de marzo de dos mil once.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, compuesta por los Ilmos. Sres. citados al margen y

EN NOMBRE DEL REY

Ha dictado la siguiente

SENTENCIA

En el recurso de Suplicación n.º 115/2011, interpuesto por D. Felix, asistido por el letrado D. Pedro Maria Prusen de Blas, contra la sentencia n.º 661/10 del Juzgado de lo Social n.º UNO de La Rioja de fecha 8 de noviembre de 2010, y siendo recurridos el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y la TESORERIA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL asistidos por el Letrado de la Administración de la Seguridad Social, ha actuado como PONENTE EL ILMO. SR. DON Cristóbal Iribas Genua.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Según consta en autos, por D. Felix se presentó demanda ante el Juzgado de lo Social n.º UNO de La Rioja, contra el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y la TESORERIA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, en reclamación de INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA.

Segundo.-Celebrado el correspondiente juicio, recayó sentencia con fecha 8 de noviembre de 2010, cuyos hechos declarados probados y fallo son del siguiente tenor literal:

"HECHOS PROBADOS:

Primero.-D. Felix, nació el 10 de junio de 1951, estando afiliado al Régimen General de la Seguridad Social con el n.º NUM000, siendo su profesión habitual la de Ayudante por Cuenta en Centro Especial de Empleo Artal. Tiene una Base Reguladora de 606,53 Euros.

Segundo.-Incoado expediente número NUM001 de incapacidad permanente a instancias del Servicio Público de Salud, en fecha 3 de junio de 2008 por la Dirección Provincial de la Rioja del Instituto Nacional de la Seguridad Social se dicta resolución por la que se deniega a la actora el reconocimiento de incapacidad permanente por cuanto se señala no se ha producido variación en el estado de las lesiones que determine la modificación del grado de incapacidad, y por otro lado no se objetivan lesiones que le incapaciten para el ejercicio de su actual profesión de vigilante. También se señala que el mecanismo de la revisión de grado es el único cauce admisible a efectos de valorar la incapacidad profesional de quien ya es beneficiario de una prestación por esa contingencia. Ello tras la emisión de Dictamen Propuesta por el Equipo de Valoración de Incapacidades de 2 de abril de 2008 en que se determina como cuadro clínico residual: Cirrosis enólica actualmente compensada. Diabetes Melitus en tratamiento con insulina sin complicaciones. Dependencia Enólica (actualmente abstinente). Trastorno ansiosodepresivo y secuelas en tobillo izquierdo con dolor y limitación de movilidad. Como limitaciones orgánicas y funcionales establece: pensionista de incapacidad permanente total desde 1995 para la profesión de oficial de la construcción. No se objetivan limitaciones relevantes para su actual actividad en la empresa de centro especial de empleo. Nuevo Dictamen Propuesta de fecha 1 de abril de 2009 establece los mismos parámetros.

Tercero.-El informe de Valoración Médica de la Médica Evaluadora Dña. Aida, de fecha 27 de marzo de 2008, refiere en sus conclusiones como deficiencias más significativas: "Cirrosis enólica actualmente compensada; Diabetes Mellitus en tratamiento con insulina sin complicaciones. Dependencia Enólica (actualmente abstinente); trastorno ansioso- depresivo y secuelas de tobillo izquierdo con dolor y limitación de movilidad". Se indica que se sigue tratamiento farmacológico y que la evolución es crónica. Como limitaciones orgánicas y funcionales determina: conjunto de patologías que desaconsejan actividades que precisen intenso ejercicio físico, ambientes con tóxicos hepáticos, turnos irregulares, actividades de riesgo para él o los demás. Existe limitación de movilidad previa desde 1995 de tobillo izquierdo.

Nuevo informe de 21 de mayo de 2008 establece idénticas conclusiones.

Cuarto.-Consta informe de alta de hospitalización del Complejo Hospitalario San Millán-San Pedro de fecha 16 de septiembre de 2008, Servicio de Medicina Interna que establece como historia actual: pocos día antes el ingreso en Calahorra comenzó con alucinaciones auditivas, agitación psicomotriz e ideas persecutorias, ingresando por este motivo el 23 de agosto en dicho hospital: no refería otras sintomatología de descompensación orgánica.... El EGG del 3 de septiembre muestra una mejoría significativa hallándose dentro de los límites normales. Pese a la mejoría de este cuadro persisten alucinaciones e ideas de persecución así como agitación psicomotriz especialmente nocturna. Contactado el Servicio de Psiquiatría se indican dosis bajas de Tiapride presentando el paciente deterioro clínico; se realizas EEG que es compatible con este diagnóstico y mejora tras la retirada del cuadro. Ante la persistencia de la clínica alucinatoria e ideas persecutorias es trasladado al Hospital San Pedro para valoración.

Asimismo consta informe de 6 de octubre de 2008 (ingreso del 16 de septiembre de 2008) del Servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario San Millán San Pedro que refiere en enfermedad actual:

Según comenta la esposa, a raíz de negarle la jubilación en junio de 2008 comienza a sentirse más triste, rumiativo, con pérdida de ilusión y de la capacidad de disfrute, con intensa ansiedad, apenas dormía y disminución del apetito. El 23 de agosto de forma brusca comienza a referir ideas delirantes de perjuicio, control, alucinaciones auditivas y agitación... Por este motivo ingresó en el HFC, y según informe de Medicina Interna no refería otra sintomatología de descompensación orgánica.

Como impresión diagnóstica se señala: Episodio depresivo con síntomas psicóticos, epilepsia sintomática, hepatopatía crónica alcohólica y diatebes tipo 2.

Quinto.-Interpuesta reclamación previa a la citada resolución, la misma es denegada por medio de resolución de 13 de abril de 2009.

Noveno.-Queda fijada la fecha del hecho causante el 14 de febrero de 2008, y la fecha de efectos económicos el día 3 de junio de 2008.

FALLO: Que desestimando la demanda interpuesta por D. Felix contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Tesorería General de la Seguridad Social, DEBO CONFIRMAR Y CONFIRMO las resoluciones administrativas impugnadas."

Tercero.-Contra dicha Sentencia se interpuso recurso de Suplicación por D. Felix, no siendo impugnado de contrario. Elevados los autos a este Tribunal, se dispuso el pase de los mismos al Ponente para su examen y resolución.

Cuarto.-En la tramitación del presente recurso se han observado todas las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Contra la Sentencia de instancia, que desestimó su demanda en reclamación sobre incapacidad permanente absoluta, se interpone por la representación letrada del actor, recurso de suplicación que instrumenta a través de dos motivos de revisión fáctica, al amparo del apartado b) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral, otro de censura jurídica sustantiva, por el cauce del apartado c) del mismo artículo y Ley y otro, formulado con carácter subsidiario, destinado a que se decrete la nulidad de actuaciones, al amparo del apartado c) del citado artículo y texto legal.

Segundo.-En el primer motivo destinado a la revisión de los hechos probados, se solicita por el recurrente la modificación del hecho probado segundo, al objeto de que, de una parte, se añada al mismo dos párrafos iniciales con el siguiente contenido:

"Por medio de Resolución de 13 de marzo de 1995, del Director Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social, el actor fue declarado afecto a una Incapacidad Permanente Total para su entonces profesión habitual de oficial de 1.ª-albañil.

El cuadro clínico residual determinado en aquel momento por el Equipo de Valoración de Incapacidades fue el siguiente:'VARON DE 43 AÑOS. PRESENTA UNA CONSOLIDACIÓN EN VARO DE FRACTURA DE TOBILLO IZQUIERDO CON IMPOTENCIA FUNCIONAL DE DICHO TOBILLO Y ARTROSIS -DE RODILLA DERECHA POR FRACTURA INTERVENIDA. ESTA INCAPACITADO PARA SU TRABAJO DE ALBAÑIL'."

Y así mismo, insta la adición, al final del hecho segundo, de otros dos párrafos con el siguiente texto:

" Posteriormente, por medio de Resolución de 30 de septiembre de 2009, de la Dirección Provincial de La Rioja del Instituto Nacional de la Seguridad Social, se ha reconocido la variación en el estado de las lesiones de don Felix, siendo declarado en situación de Incapacidad Permanente en grado de Absoluta.

El cuadro clínico residual determinado en aquel momento por el E.V.I., según consta en el dictamen propuesta de 30 de septiembre de 2009, consistión en 'CIRROSIS HEPÁTICA ENÓLICA, ENCEFALOPATÍA EPÁTICA GRADO II, DM TIPO II, EN TRATAMIENTO CON INSULINA, DEPRESIÓN GRAVE CON SÍNTOMAS PSICÓTICOS, EPILEPSIA SINTOMÁTICA', consignándose las limitaciones orgánicas y funcionales siguientes: 'ACTUALMENTE NULA CAPACIDAD LABORAL' " .

Las adiciones fácticas al hecho segundo de la sentencia que se proponen en el motivo han de ser admitidas pues, sin perjuicio de la valoración que de ellas pueda hacerse en la fundamentación jurídica, es lo cierto que el recurrente justifica en parte la censura jurídica de su recurso a partir de los datos de hecho que trata de incorporar al relato fáctico, los cuales resultan de un modo indubitado de la prueba documental que lo fundamenta y que es válida a los efectos revisorios pretendidos sin que aparezcan contradichos por la sentencia, no existiendo por ello dificultad alguna para acordar su incorporación al relato de hechos de la sentencia.

Tercero.-En el segundo motivo destinado a la revisión fáctica la parte recurrente insta la adición de un nuevo hecho probado ubicado en último lugar, a continuación del sexto (aunque a éste, por error material, la sentencia lo denomine noveno), que tendría el siguiente texto:

" SÉPTIMO.- El demandante presenta un cuadro clínico residual integrado por las siguientes patologías:

- Cirrosis hepática enólica.

- Dependencia enólica.

- Diabetes melitus insulinodependiente tipo II.

- Trastorno ansioso-depresivo con síntomas psicóticos y epilepsia sintomática.

- Secuelas en tobillo izquierdo (artrosis tibioastragalina con osteofitos y cuerpos libres intraarticulares).

Del referido cuadro derivan las siguientes limitaciones orgánicas y funcionales:

- Dolor y severa limitación de movilidad en tobillo izquierdo.

- Limitación para las relaciones personales por estado de ansiedad y depresión, necesidad de control por terceros y pérdida de autonomía por clínica alucinatoria con ideas de persecución, síntomas delirantes y de trastorno de la sensopercepción, episodios de sintomatología epiléptica; alteración del sueño.

- Limitación en relación con el ejercicio físico, los ambientes con tóxicos hepáticos, turnos irregulares y actividades de riesgo para él o los demás. "

El motivo no se acepta en cuanto que a través del mismo lo que se pretende por la parte recurrente no es corregir el error manifiesto e indubitado en que haya podido incurrir el Magistrado de instancia a la hora de determinar la patología y limitaciones funcionales del actor sino que por esta Sala se efectúe una nueva valoración del conjunto de la prueba documental practicada, en función que no le compete ni puede realizar, para que se efectúe un relato de las dolencias y limitaciones más acorde con sus intereses, pero sin hacer evidente por medio de la prueba en la que funda el motivo que el Magistrado de instancia haya incurrido en un error patente en la valoración de la prueba como así es requisito indispensable para que puedan alcanzar éxito el motivo de revisión fáctica formulado que, por tanto, ha de ser desestimado.

Cuarto.-En vía de censura jurídica el motivo cuarto del recurso denuncia la infracción de lo dispuesto en los artículos 136 y 137.5 de la Ley General de la Seguridad Social, por considerar que el demandante está afecto de Incapacidad Permanente Absoluta.

El mencionado artículo 137.5 LGSS, en la redacción de dicho precepto anterior a la Ley 24/1997, que sigue vigente por mandato de la Disposición Transitoria Quinta bis del mismo texto legal, define dicho grado diciendo que " se entenderá por incapacidad permanente absoluta para todo trabajo la que inhabilite por completo al trabajador para toda profesión u oficio ".

Resulta conveniente recordar los criterios que con reiteración ha sentado la Jurisprudencia del Tribunal Supremo en relación con el grado de incapacidad permanente absoluta:

1.- Deben valorarse más que la índole y naturaleza de los padecimientos determinantes de las limitaciones que ellos generen, éstas en sí mismas, en cuanto impedimentos reales y suficientes para dejar a quien los sufre sin posibilidad de iniciar y consumar las faenas que corresponden a un oficio, siquiera sea el más simple de los que, como actividad laboral retribuida, con una u otra categoría profesional, se dan en el seno de una empresa o actividad económica de mayor o menor volumen (Sentencias de 26 enero 1982, 24 marzo 1986 y 13 octubre 1987).

2.- No sólo debe ser reconocido este grado de incapacidad al trabajador que carezca en toda posibilidad física para realizar cualquier quehacer laboral, sino también aquel que, con aptitudes para algunas actividades, no tenga facultades reales para consumar, con cierta eficacia, las tareas que componen una cualquiera de las variadas ocupaciones que ofrece el ámbito laboral. Sin que impida esta calificación la posibilidad de desarrollar aquellas actividades marginales que el artículo 138 de la Ley General de la Seguridad Social -actual art. 141 de la LGSS de 1994 - declara compatibles con la percepción de pensión por incapacidad permanente absoluta (Sentencias de 24 marzo y 12 julio 1986 y 13 octubre 1987).

3.- La realización de una actividad laboral, por liviana que sea, incluso las sedentarias, sólo puede consumarse mediante la asistencia diaria al lugar de trabajo, permanencia en el mismo durante toda la jornada laboral, debe poder realizarse con un mínimo de profesionalidad, rendimiento y eficacia, actuando de acuerdo con las exigencias, de todo orden, que comporta la integración en una empresa, en régimen de dependencia de un empresario dentro de un orden preestablecido y en interrelación con los quehaceres de otros compañeros, por cuanto no es posible pensar que en el amplio campo de las actividades laborales exista alguna en la que no sean exigibles esos mínimos de dedicación, diligencia y atención que son indispensables en el más simple de los oficios y en la última de las categorías profesionales (Sentencias de 14 diciembre 1983, 16 febrero 1984, 9 octubre 1985, 13 octubre 1987 y 3 febrero, 20 y 24 marzo, 12 julio y 30 septiembre 1986), salvo que se den un singular afán de superación y espíritu de sacrificio por parte del trabajador y un grado intenso de tolerancia en el empresario pues, de no coincidir ambos, no cabe mantener como relaciones laborales normales aquellas en las que se ofrezcan tales carencias.

A partir de la doctrina expuesta, el motivo ha de ser objeto de estimación en cuanto que de los hechos probados de la sentencia recurrida y de las afirmaciones que con valor fáctico se recogen en el fundamento de derecho cuarto de la misma, se desprende que el actor presenta una pluripatología (secuelas en tobillo izquierdo con dolor y pérdida de movilidad, cirrosis hepática enólica, diabetes mellitus insulinodependiente, trastorno ansioso depresivo en tratamiento desde 2007, con episodio álgido en 2008 en el que ya aparecen síntomas psicóticos, así como epilepsia sintomática) que conjuntamente valorada, pone de relieve un estado de salud psico-físico manifiestamente deteriorado y una situación muy limitativa de la capacidad funcional laboral que no permite apreciar que el demandante esté en las condiciones adecuadas para asumir, en los términos que expresa la citada jurisprudencia, los mínimos de dedicación, diligencia y atención que son indispensables para desempeñar cualquier trabajo por muy sencillo que éste sea, aún en centro especial de empleo, (como así ha venido a establecer el propio INSS, en base a una patología sustancialmente igual a la ahora constatada, en su resolución de 30 de septiembre de 2009, dictada escasos meses después de resolverse, en 13/04/2009, la reclamación previa en el expediente administrativo que es antecedente del presente procedimiento), y por tanto, se incardina su situación en la que el citado artículo 137.5 de la Ley General de la Seguridad Social define como incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, lo que obliga a estimar el motivo.

Quinto.-- Lo expuesto determina la innecesariedad de resolver el motivo, formulado con carácter subsidiario, destinado a que se declare la nulidad de actuaciones y la reposición de las mismas al momento anterior a dictarse sentencia, el cual, en todo caso debería ser desestimado, tanto porque no se acredita que la falta en los hechos probados de una específica relación de las limitaciones orgánicas y funcionales haya producido una material indefensión a la parte recurrente, cuando de los términos de la sentencia se desprende cual es la patología y limitaciones que el Juzgador estima probadas, como porque la razón que aduce la recurrente para solicitar dicha nulidad, de tener que solicitarse ésta cuando no consta la patología y limitaciones funcionales en los hechos probados por así expresarse, según afirma, en la sentencia de esta Sala de 22 de noviembre de 2010 (recurso 312/2010), pues tal razonamiento no es doctrina que contenga dicha sentencia, la cual se limita a señalar, a la hora de resolver un motivo de revisión fáctica, que si se alega una deficiente construcción de la sentencia de instancia, por no recogerse en los hechos probados las dolencias y limitaciones funcionales y referirse las mismas de un modo parco e insuficiente en la fundamentación jurídica, ello podrá dar lugar, si se alega y se revela indefensión y se insta la nulidad de actuaciones, a que se decrete dicha nulidad por esa deficiente construcción, pero no a que el recurrente pueda introducir un nuevo hecho probado sobre las dolencia y limitaciones funcionales en términos que resultan de interés para la parte ampliando de un modo manifiesto las que el Juzgador ha declarado probadas en la fundamentación jurídica de la sentencia y haciendo actuar a la Sala como órgano de instancia que valore toda la prueba practicada y no como órgano que conoce del recurso suplicación en el que la función jurisdiccional es corregir los errores patentes y manifiestos relativos a los hechos en que haya podido incurrir el magistrado de instancia pero no la de construir el relato fáctico.

De modo que la doctrina de esta Sala no exige que si no se ha determinado en el relato fáctico las dolencias y limitaciones funcionales haya que instarse necesariamente la nulidad de actuaciones, sino que, cuestión distinta, no puede construirse el relato fáctico al gusto del recurrente en base a alegar la deficiente construcción de la sentencia por no contener la misma datos fácticos fundamentales para la resolución del litigio.

Sexto.-- Procede, en coherencia con todo lo hasta ahora expresado, la estimación del recurso de suplicación interpuesto, la revocación de la sentencia recurrida y, con estimación de la demanda, declarar al actor en situación de Incapacidad Permanente Absoluta, con derecho a percibir una pensión vitalicia mensual equivalente al 100 por 100 de su base reguladora de 606,53 €, con efectos desde el 3 de junio de 2008 y con las revalorizaciones y mejoras que legalmente procedan, condenando a los organismos demandados a estar y pasar por esta declaración y a abonarle dicha pensión. Conforme determina el artículo 233.1 de la Ley de Procedimiento Laboral, no ha de pronunciarse condena en costas.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Estimamos el recurso de suplicación interpuesto por la representación letrada de D. Felix contra la sentencia del Juzgado de lo Social número Uno de La Rioja, de fecha 8 de septiembre de 2010, dictada en autos 471/2009 promovidos por el recurrente frente al INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, en reclamación sobre incapacidad permanente absoluta. Revocamos dicha sentencia y, estimando la demanda, declaramos al actor en situación de Incapacidad Permanente Absoluta, con derecho al percibo de una pensión vitalicia mensual equivalente al 100 por 100 de su base reguladora de 606,53 €, con efectos desde el 3 de junio de 2008, y con las revalorizaciones y mejoras que legalmente procedan, condenando a los organismos demandados a estar y pasar por esta declaración y a abonarle dicha pensión. Sin costas.

Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal, haciéndoles saber que contra la misma pueden interponer Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina, debiendo anunciarlo ante esta Sala en el plazo de DIEZ DIAS mediante escrito que deberá llevar firma de Letrado y en la forma señalada en los artículos 215 y siguientes y concordantes de la Ley de Procedimiento Laboral. Si el recurrente es empresario que no goce del beneficio de justicia gratuita y no se ha hecho la consignación oportuna en el Juzgado de lo Social, deberá ésta consignarse en la cuenta que esta Sala tiene abierta con el n.º 2268-0000-66-0115-11 del BANESTO, Código de Entidad 0030 y Código de Oficina 8029 pudiendo sustituirse la misma por aval bancario, así como el depósito para recurrir de 300 euros que deberá ingresarse ante esta misma Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, en la cuenta arriba indicada. Expídanse testimonios de esta resolución para unir al Rollo correspondiente y autos de procedencia, incorporándose su original al correspondiente libro de Sentencias.

Así por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos mandamos y firmamos.

E./


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
 
 
Checkpoint Connect
Banner Encuesta Portal Jurídico
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho