Jurisprudencia
 
 
 
Buscador de jurisprudencia
          
 
 
ImprimirImprimir    
 

Sentencia A.P. Pontevedra 205/2005, de 5 de mayo


 RESUMEN:

Al carecer de la identificación real del vehículo no se puede determinar en qué país estaba matriculado, dato que resulta esencial para concretar su estacionamiento habitual y si pertenecía a alguno de los países firmantes de los Convenios multilaterales de garantía o si podía tener carta verde.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-Por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Caldas, con fecha 18 de octubre de 2004, se dictósentencia cuyo fallo literalmente copiado dice:

"Estimo parcialmente a demanda interposta por Pedro Enrique (que actúa no procedemento representado porMontserrat ) contra de WINTERTHUR e OFESAUTO, facendo, en consecuencia, os seguintes pronunciamentos:

1º. Condeno a OFESAUTO a pagarlle a Pedro Enrique a cantidade de 2.263,67 euros, a cal devengará, dende a data de interposición da presente demanda (8 de xaneiro de 2003), a indemnización por mora equivalente ao xuro legal dos cartos vixente naquela data.

2º. Absolvo a WINTERTHUR da pretensión contra dela exercitada, sen que haxa lugar a facer ningún dos pronunciamentos respecto dela interesados.

3º. Non hai lugar a facer especial pronunciamento en materia de custos procesuais."

Segundo.-Contra dicha sentencia, por la entidad OFESAUTO, se interpuso recurso de apelación que fue admitido en ambos efectos, por lo que se elevaron las actuaciones a esta Sala y se señaló el día catorce de abril para la deliberación de este recurso.

Tercero.-En la tramitación de esta instancia se han cumplido todas las prescripciones y términos legales.

FUNDAMENTOS JURIDICOS

Primero.-Se alza la demandada OFESAUTO contra la sentencia que estimó contra ella la pretensión del actor solicitando la indemnización de los daños causados en su vehículo Ford Orion, matricula QA-....-IK a consecuencia del accidente ocurrido el día 8 de abril de 2002 sobre las 19,30 horas, en el PK 104 dela N- 550 al ser colisionado por el vehículo Renault 11 con matricula portuguesa XX-....-.... .

Sostiene la recurrente que la actora no ha demostrado que el vehículo contrario, Renault 11, tuviese en el momento del accidente, su establecimiento habitual en un Estado firmante del Convenio Multilateral de Garantía, pues ni siquiera quedó claro cual era su matrícula verdadera, con lo que se desconoce en que Estado se encontraba matriculado.

Segundo.-Según establece el artículo 13 del Reglamento sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículo a motor aprobado por el Real Decreto 7/2001 de 12 de enero:

"1) La Oficina Española de Aseguradores de Automóviles (OFESAUTO), que agrupa a todas las entidades aseguradoras autorizadas para operar en el ramo de responsabilidad civil de vehículos terrestres automóviles y al Consorcio de Compensación de Seguros, tendrá la consideración de oficina nacional de seguro a que se refiere la Directiva 72/166/CEE, del Consejo, de 24 de abril, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros, sobre el seguro de la responsabilidad civil que resulta de la circulación de vehículos automóviles, así como del control de la obligación de asegurar esta responsabilidad.

2) La tramitación de los siniestros y el cumplimiento de las obligaciones derivadas de los seguros de responsabilidad civil de suscripción obligatoria, por razón de accidentes causados en otros países por vehículos con estacionamiento habitual en España o asegurados en España mediante elcertificado internacional de seguro denominado carta verde o seguro en frontera, será garantizado por la Oficina Española de Aseguradores de Automóviles (OFESAUTO), que actúa en nombre de todas las entidades a que se refiere el art. 17 del presente Reglamento . Igualmente, asumirá esta garantía, por cuenta de la oficina nacional del Estado de que se trate, por razón de los accidentes ocurridos en territorio español en los que intervenga un vehículo extranjero, habitualmente estacionado en un Estado firmante del Convenio multilateral de garantía o que, perteneciendo a un Estado no firmante del Convenio mencionado, estuviera asegurado mediante carta verde emitida porotra oficina nacional o por un seguro en frontera.

Por su parte el artículo 1 de la Orden de 25 de septiembre de 1987 dispone "La Oficina Española de Aseguradores de Automóviles (OFESAUTO), tendrá las siguientes funciones:

a) Asumirá por cuenta de todas las Entidades aseguradoras autorizadas para operar en España, en el ramo del Seguro Obligatorio del Automóvil, las obligaciones impuestas por el citado seguro de responsabilidad civil, de suscripción obligatoria, regulado por el Real Decreto Legislativo 1301/1986, de 28 de junio, y Real Decreto 2641/1986, de 30 de diciembre, derivadas de los accidentes sufridos en el territorio de los países miembros de la Comunidad Económica Europea y países adheridos a los que se refieren las Ordenes de 18 de marzo y de 25 de junio de 1986.

b) Asumirá en España, por cuenta de la Oficina Nacional de que se trate, la misma responsabilidad civil del apartado anterior, derivada de los accidentes sufridos en España por vehículos de motor matriculados en países miembros de la CEE y países adheridos a los que se refieren las Ordenes de 18 de marzo y 25 de junio de 1986.

c) Igualmente, y con el mismo carácter, OFESAUTO asumirá esa misma responsabilidad civil, cuando el vehículo causante del accidente en España, matriculado en cualesquiera otros países no comprendidos en el apartado anterior, tuviera cubierta su responsabilidad civil mediante Certificado Internacional de Seguro (Carta Verde) en pleno vigor.

Pues bien, en el caso concreto nos encontramos con que en la demanda rectora se hacía constar que la matrícula del vehículo contrario era la portuguesa JR- 98-94, matrícula que por otra parte es la recogida en la declaración amistosa obrante al folio 5 de los autos, sin embargo, posteriormente se intentó rectificar dicho dato, indicando que la matrícula era ....-....-PC, tal y como se indica en el Atestado Instruido por la Guardia Civil.

A los folios 70 y 71 de los autos consta la declaración de la Compañía Europea de Seguros, SAconforme a la cual el vehículo ....-....-PC o el XX-....-...., no se encontraba asegurado en esa compañía ni en la sucursal en Portugal de Winterthur Seguros Generalles (anteriormente La Equitativa). Lo expuesto tiene su importancia en la medida en que la demanda también se dirigió contra la Compañía de Seguros portuguesa " Equitativa Grupo Winterthur, cuyo representante legalen España es Winterthur, y ello porque en aquella declaración amistosa de accidente se hizo constar que esta era la entidad aseguradora del Renault 11, al igual que en el atestado. No obstante la pretensión contra dicha entidad fue desestimada.

Por otro lado, según la información remitida por el Gabinete Portugués de Carta Verde (folio 82), la matrícula ....-....-PC, no se corresponde con ningún vehículo modelo Renault 11.

Por tanto, a la luz de los datos expuestos, nos encontramos con que el vehículo implicado realmente no esta identificado correctamente, pues se dan unos datos de un seguro que no se corresponde con la realidad, pues ninguna de las dos matrículas en discusión pertenece a un vehículo asegurado en la entidad que se hizo constar y además, no consta cual fuera la verdadera matrícula, de tal manera que careciendo de estos datos, no es posible determinar en que paísestaba verdaderamente matriculado, lo cual es necesario para concretar su establecimiento habitual, o que perteneciera a un país firmante de los Convenios citados "supra", con lo que no cabe hablar de responsabilidad de la recurrente, con lo que el recurso debe ser estimado.

Tercero.-En cuanto a las costas de la primera instancia, dada la desestimación de la demanda y lo dispuesto en el art. 394 de la LEC, procede su imposición a la parte actora. Por lo que se refiere a las devengadas en esta segunda instancia, teniendo en cuenta la estimación del recurso y lo dispuesto en el art. 398 de la LEC, no procede hacer pronunciamiento especial respecto a ellas.

FALLAMOS

Que estimando el recurso de apelación interpuesto por la Procuradora Sra. Montenegro Faro, contra la sentencia de 18 de octubre de 2004, dictada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de los de Caldas de Reis en el Juicio Verbal nº 7/03 (RA 2036/05 ) revocamos parcialmente dicha resolución y absolvemos a OFESAUTO de las pretensiones contra ella deducidas, condenamos al actor a las costas de la primera instancia, y mantenemos el resto de pronunciamientos.

No se hace pronunciamiento especial en cuanto a las costas de esta alzada.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
 
Checkpoint Connect
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho