Casos prácticos
 
 
 
Buscador de práctica
  
 
 
ImprimirImprimir    
 

  ACUMULACIÓN DE PENAS


 

I.  RELATO DE HECHOS
Por el penado Simón se interesó la acumulación de las siguientes condenas por las que se encuentra cumpliendo:

1)  Sentencia firme de fecha 12 de mayo de 2003 dictada por el Juzgado de lo Penal n.º 2 de Vilanova i la Geltrú, dimanante del juicio rápido n.º 406/03, condenado por un delito de robo de uso de vehículo a motor a la pena de 6 meses multa con una cuota diaria de 3 euros, con la responsabilidad personal subsidiaria correspondiente en caso de impago, por hechos cometidos el 29-04-03. Ejecutoria n.º 80/03.

2)  Sentencia firme de fecha 11 de agosto de 2004 dictada por el Juzgado de lo Penal n.º 9 de Barcelona en el PA n.º 271/04, condenado como autor de un delito de robo con violencia, a la pena de 2 años de prisión, una falta de lesiones a la pena de 30 días de multa con cuota diaria de 3 euros con la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad cada dos cuotas impagadas, un delito de robo con intimidación a la pena de 3 años y 6 meses de prisión y un delito contra la seguridad del tráfico por conducción temeraria a la pena de 6 meses de prisión, por hechos cometidos entre los días 4 y 7 de abril de 2004. Ejecutoria n.º 2543/04.

3)  Sentencia firme de fecha 9 de enero de 2006 dictada por la Sección 6.ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, en el P.A. n.º 42/2005, dimanante de las Diligencias Previas n.º 325/04 del Juzgado de Instrucción n.º 6 de Gavá, como autor de un delito contra la salud pública a la pena de 3 años de prisión y multa de 411,56 euros con 10 días de responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, por hechos cometidos el 28 de febrero de 2004. Ejecutoria n.º 1/06.

4)  Sentencia firme de fecha 20 de mayo de 2005 dictada por el Juzgado de lo Penal n.º 19 de Barcelona en el PA n.º 115/04, por un delito de robo con fuerza en las cosas, a la pena de 2 años de prisión, por hechos cometidos el 3 de abril de 2003. Ejecutoria n.º 796/05.

5)  Sentencia firme de fecha 24 de diciembre de 2003 dictada por el Juzgado de lo Penal n.º 22 de Barcelona, en el PA n.º 451/03, como autor de un delito de robo con violencia e intimidación, a la pena de 1 año y 6 meses de prisión, por hechos cometidos el 6 de mayo de 2003. Ejecutoria n.º 87/04.

6)  Sentencia firme de fecha 9 de enero de 2006 dictada en vía de apelación por la Audiencia Provincial de Barcelona, dimanante del PA n.º 186/05 del Juzgado de lo Penal n.º 19 de Barcelona, como autor de un delito de hurto de uso de vehículo a motor a la pena de 1 año de prisión, y un delito de robo de uso de vehículo a motor a la pena de 7 meses de multa con cuota diaria de 1,21 euros con la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad cada dos cuotas impagadas, por hechos cometidos el 15 y 22 de abril de 2003. Ejecutoria n.º 274/06.


II.  MARCO LEGAL DE LA ACUMULACIÓN DE PENAS
La acumulación de penas tiene su base legal en el contenido de los siguientes preceptos:

-Artículo 76 del CP.

1.  No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el máximo de cumplimiento efectivo de la condena del culpable no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrá exceder de 20 años. Excepcionalmente, este límite máximo será:

a)   De 25 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión de hasta 20 años.

b)   De 30 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

c)   De 40 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y, al menos, dos de ellos estén castigados por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

d)   De 40 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos de terrorismo de la sección segunda del capítulo V del título XXII del libro II de este Código y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

2.  La limitación se aplicará aunque las penas se hayan impuesto en distintos procesos si los hechos, por su conexión o el momento de su comisión, pudieran haberse enjuiciado en uno sólo.

-Artículo 988 de la LECr.

Cuando una sentencia sea firme, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 141 de esta Ley, lo declarará así el Juez o Tribunal que la hubiera dictado.

Hecha esta declaración, se procederá a ejecutar la sentencia aunque el reo esté sometido a otra causa, en cuyo caso se le conducirá, cuando sea necesario desde el establecimiento penal en que se halle cumpliendo la condena al lugar donde se esté instruyendo la causa pendiente.

Cuando el culpable de varias infracciones penales haya sido condenado en distintos procesos por hechos que pudieron ser objeto de uno solo, conforme a lo previsto en el artículo 17 de esta Ley, el Juez o Tribunal que hubiera dictado la última sentencia, de oficio, a instancia del Ministerio Fiscal o del condenado, procederá a fijar el límite del cumplimiento de las penas impuestas conforme a la regla 2.ª del artículo 70 del Código Penal. Para ello, reclamará la hoja histórico-penal del Registro Central de Penados y Rebeldes y testimonio de las sentencias condenatorias y, previo dictamen del Ministerio Fiscal, cuando no sea el solicitante, dictará auto en el que se relacionarán todas las penas impuestas al reo, determinando el máximo de cumplimiento de las mismas. Contra tal auto podrán el Ministerio Fiscal y el condenado interponer recurso de casación por infracción de Ley.

-Artículo 17 de la LECr.

Considérense delitos conexos:

1.   Los cometidos simultáneamente por dos o más personas reunidas, siempre que éstas vengan sujetas a diversos Jueces o Tribunales ordinarios o especiales, o que puedan estarlo por la índole del delito.

2.   Los cometidos por dos o más personas en distintos lugares o tiempos si hubiera precedido concierto para ello.

3.   Los cometidos como medio para perpetrar otros o facilitar su ejecución.

4.   Los cometidos para procurar la impunidad de otros delitos.

5.   Los diversos delitos que se imputen a una persona al incoarse contra la misma causa por cualquiera de ellos, si tuvieren analogía o relación entre sí, a juicio del Tribunal, y no hubiesen sido hasta entonces sentenciados.

- Artículo 17 bis de la LECr.

La competencia de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer se extenderá a la instrucción y conocimiento de los delitos y faltas conexas siempre que la conexión tenga su origen en alguno de los supuestos previstos en los números 3 y 4 del artículo 17 de la presente Ley.


III.  CUESTIONES A TRATAR
A)  ÓRGANO JURISDICCIONAL COMPETENTE.

B)  DATOS A TENER EN CUENTA.

C)  LÍMITE TEMPORAL ABSOLUTO Y RELATIVO.

D)  CRITERIO DE LA ACUMULACIÓN TEMPORAL.

1.  La conexidad.

2.  Posibles tramos de acumulación.

3.  Acumulación de condenas de dos ejecutorias, en una de ellas se ha aprobado el licenciamiento definitivo.

4.  Eficacia de cosa juzgada de un previo pronunciamiento sobre acumulación


A)  ORGANO JURISDICCIONAL COMPETENTE
Será órgano jurisdiccional competente aquel que hubiera dictado la última sentencia.

Tal y como determina el artículo 988 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal el Juez o Tribunal que hubiera dictado la última sentencia, de oficio, a instancia del Ministerio Fiscal o del condenado, procederá a fijar el límite del cumplimiento de las penas impuestas conforme a la regla 2.ª) del artículo 70 del Código Penal. La referencia que hace este precepto al artículo 70.2 del Código Penal debe entenderse referida, tras la entrada en vigor de la LO 10/1995 de 23 de noviembre, del Código Penal actualmente vigente al artículo 76.2 de esta norma.

Durante mucho tiempo la doctrina no se ponía de acuerdo acerca de si debía atenderse a la fecha de la sentencia o a la de la firmeza de la resolución. Tras una línea jurisprudencial vacilante, nuestro Tribunal Supremo por Acuerdo del Pleno no jurisdiccional de 29 de noviembre de 2005, según el cual la firmeza de la sentencia no es dato a tener en cuenta en orden a la acumulación de las penas, pues dicha firmeza nada añade a la imposibilidad de acumular hechos ya sentenciados, se ha decantado por el primero de estos criterios. Es decir, para determinar el juez competente habrá que atender a las fechas en que fueron dictadas las sentencias cuya acumulación se pretende, sin atender a la fecha de la firmeza de las mismas.

La cuestión aparece magníficamente abordada por la STS, Penal, sección 1.ª, del 30 de septiembre de 2008, en los siguientes términos:

«Se alega por el recurrido al responder al recurso del Ministerio Fiscal, que no consta la firmeza de las sentencias anteriores y que ello permitiría la acumulación de las condenas.

El argumento no es admisible y al respecto existe doctrina de la Sala que hoy puede estimarse mayoritaria en el sentido de que la firmeza de la sentencia no es dato a tener en cuenta en orden a la acumulación.

La firmeza de la sentencia nada añade a la imposibilidad de acumular hechos ya sentenciados, ciertamente que la jurisprudencia de esta Sala no ha tenido la uniformidad deseable en una Sala de Casación pues en relación a esta cuestión de exigir sólo la existencia de la sentencia o, además, la firmeza de ésta, se pueden contabilizar resoluciones en todos los sentidos:

a)  Exigen la firmeza de la sentencia, entre otras las SSTS 729/2003, de 16 de mayo; 322/2003, de 12 de mayo; 1732/2002 de 24 de octubre o la 1383/2002, de 19 de julio.

b)  Otras resoluciones no se refieren en absoluto a la firmeza de la sentencia y, en consecuencia, no la tienen en cuenta. SSTS 1828/1999, de 29 de diciembre, 109/2000, de 4 de febrero o 1684/2000, de 17 de octubre, 1228/2001, de 15 de junio, así como, 852/2003, de 9 de junio y el auto de 5 de junio de 2003 recaído en el recurso de casación n.º 1038/2002.

c)  Sentencias que no sólo no exigen la firmeza de la sentencia, sino que, además, razonan el porqué de la inexistencia de este requisito: SSTS 1547/2000, de 2 de octubre, 109/2000, de 4 de febrero, y 838/2002, de 15 de mayo. De la primera de las sentencias citadas retenemos la siguiente reflexión: ''sin embargo en las más recientes (sentencias) ya se elimina el requisito de la firmeza porque nada añade al hecho básico de que los hechos son posteriores a la última sentencia que determina la acumulación, pues de un lado es evidente la imposibilidad de enjuiciamiento conjunto, y de otro el argumento relativo a la evitación al sentimiento de la impunidad quebraría de exigirse el requisito de la firmeza, al prolongarse indefinidamente en el tiempo la posibilidad de la acumulación hasta tanto recayere firmeza' y de la segunda sentencia ''aun cuando en alguna resolución precedente de este mismo Tribunal se haya hecho referencia la fecha de la firmeza de la sentencia en supuestos de acumulación, no es menos evidente que, identificar semejante límite temporal con la fecha de la firmeza en casos como el presente, se vería burlado el requisito expreso establecido en la norma penal cual es la obligada posibilidad de enjuiciamiento conjunto de los delitos cuyas penas se refunden...'».

En el caso que nos ocupa, existiendo sentencias cuya fecha de firmeza es idéntica, a priori podrían resultar competentes tanto el Juzgado de lo Penal núm. 19 de Barcelona (Ejecutoria núm. 276/06) como la Audiencia Provincial de Barcelona (ejecutoria 1/2006). Esta aparente coincidencia de competencias se diluye mediante la atribución asignada por el artículo 988 de la LECrim al Juez o Tribunal que hubiera dictado la última sentencia, y si las fechas que deben ser tenidas en cuenta son las que corresponden a las sentencias dictadas en primera o única instancia resulta que la de la Audiencia (ejecutoria 1/06) es posterior a la del Juzgado (ejecutoria 274/06), aun cuando la fecha de su firmeza es la misma.


B)  DATOS A TENER EN CUENTA
El juez o tribunal ante el que se pida la acumulación deberá, tal y como determina el artículo 988 de la LECrim reclamar la hoja histórico-penal del Registro Central de Penados y Rebeldes y testimonio de las sentencias condenatorias. Una vez que el juez tenga estos datos podrá analizar la denominada conexidad temporal y estimar, total o parcialmente, o desestimar en su caso la solicitud de acumulación.

La resolución que se dicte deberá ser un Auto (artículo 988 de la LECrim) y contendrá una serie de datos esenciales tales como las fechas de la comisión de los hechos y de las sentencias cuya acumulación se interesa, así como las penas impuestas en ellas, datos que son imprescindibles para determinar si es posible la acumulación y en qué medida. Tales datos serán obtenidos por el juez u órgano que resuelva, solicitando que por parte de instituciones penitenciarias se remita una certificación de las penas pendientes de cumplimiento por el penado, solicitando igualmente el certificado del registro a que alude el artículo 988 de la LECr. Tras la obtención de estos datos solicitará de cada uno de los órganos sentenciadores testimonio literal de las sentencias dictadas, pues en ella se hace constar tanto la fecha de la resolución como la fecha de los hechos y la pena o penas privativas de libertad impuestas en cada una de ellas. Una vez obtenidos tales datos podrá resolver la cuestión planteada.

Si la resolución careciera de estas menciones, fechas de los hechos, fechas de las sentencias y penas privativas de libertad a que es condenado en cada una de ellas, la resolución sería nula, por lo que en casación se declararía la nulidad del Auto, devolviendo las actuaciones al Órgano jurisdiccional de competencia para que proceda a dictar una resolución que contengan los datos relativos a las sentencias firmes, a la fecha de los hechos y a las penas impuestas en cada caso, que son necesarios para su control a través del procedente recurso de casación con infracción de ley. Así se han pronunciado entre otras las SSTS del 8 de junio del 2007 y de 1 del 19 de diciembre del 2006.

Ya hemos indicado en el apartado anterior que la fecha a tener en cuenta es la de la sentencia definitiva, y no la de la sentencia firme, pues la firmeza de la sentencia nada añade al hecho básico de que los hechos son posteriores a la última sentencia que determina la acumulación.


C)  LÍMITE TEMPORAL ABSOLUTO Y RELATIVO
Establece el artículo 988 de la LECrim que cuando el culpable de varias infracciones penales haya sido condenado en distintos procesos por hechos que pudieron ser objeto de uno solo, conforme a lo previsto en el artículo 17 de esta Ley, el Juez o Tribunal que hubiera dictado la última sentencia, de oficio, a instancia del Ministerio Fiscal o del condenado, procederá a fijar el límite del cumplimiento de las penas impuestas conforme a la regla 2.ª del artículo 70 del Código Penal, dictando un Auto en el que se relacionarán todas las penas impuestas al reo, determinando el máximo de su cumplimiento. Ya hemos indicado que esa referencia el artículo 70 debe entenderse hecha al artículo 76 del CP vigente en la actualidad, cuyo tenor literal es el siguiente:

«1.  No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el máximo de cumplimiento efectivo de la condena del culpable no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrá exceder de 20 años. Excepcionalmente, este límite máximo será:

a)   De 25 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión de hasta 20 años.

b)   De 30 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

c)   De 40 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y, al menos, dos de ellos estén castigados por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

d)   De 40 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos de terrorismo de la sección segunda del capítulo V del título XXII del libro II de este Código y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

2.  La limitación se aplicará aunque las penas se hayan impuesto en distintos procesos si los hechos, por su conexión o el momento de su comisión, pudieran haberse enjuiciado en uno sólo.»

Es decir, una vez determinadas las penas que pueden ser objeto de acumulación habrá que establecer el límite de cumplimiento de pena, que no podrá exceder del triple del tiempo por el que se imponga la más grave de las penas en que haya incurrido. Éste es el denominado límite relativo, pues dependerá para su fijación de la duración de las penas impuestas. Junto a éste aparece el denominado límite absoluto que es el que se recoge en los ordinales a), b), c), d), límite que nunca podrá ser excedido con independencia de la duración de las diversas penas a refundir.

Cuando el triple de la pena a imponer arroje un resultado superior al tiempo de cumplimiento que resultaría cumpliendo las condenas por separado, no se dará lugar a la acumulación, pues resultaría perjudicial para el reo (criterio del cumplimiento más beneficioso para el reo).


D)  CRITERIO DE ACUMULACIÓN TEMPORAL

1.  La conexidad
El número segundo del artículo 76 del Código Penal a que alude artículo 988 de la Ley Enjuiciamiento Criminal establece que «La limitación se aplicará aunque las penas se hayan impuesto en distintos procesos si los hechos, por su conexión o el momento de su comisión, pudieran haberse enjuiciado en uno solo».

La dificultad principal del tema tratado ha quedado reducida a la interpretación del término «conexidad». La jurisprudencia del Tribunal Supremo ha ido evolucionando progresivamente, introduciendo derechos fundamentales (libertad, dignidad) como elementos necesarios para la interpretación gramatical y teleológica de este término. Si bien se adoptan diferentes criterios en función de la propia evolución jurisprudencial y del ponente de cada sentencia, sintéticamente el tratamiento interpretativo realizado es el siguiente:

a)  Momento de mera acumulación matemática con interpretación restrictiva de la conexidad desde el punto de vista procesal (STS 15 de marzo de 1985), vinculada a la comisión de hechos cometidos en fechas temporales próximas, modus operandi, y que fuesen de similar naturaleza. La interpretación del término conexidad en aquellas sentencias se hacía atendiendo fundamentalmente, además, a que pudiera aplicarse la conexidad en los términos en que aparece recogida en el artículo 17 de la LECr.

En relación al caso práctico que estamos estudiando en virtud de la conexidad temporal, podrían acumularse las sentencias enumeradas como 2, 3, 4 y 6. Aplicando a continuación el criterio de la homogeneidad de los delitos, sólo podrían finalmente acumularse la 4 y la 6.

b)  Interpretación amplia de la conexidad (SSTS 27 de mayo de 1988; 31 de mayo de 1992).

Más allá de las matemáticas y la idea misma de conexidad, se pone en relación el techo máximo con los principios de dignidad, humanidad, resocialización y perfectibilidad anejos al ser humano (SSTS 15 y 27 de abril de 1994), por ello se refunden condenas sin requisito alguno cuando la suma aritmética exceda de 30 años. Aunque existan condenas no refundibles porque no se puedan enjuiciar en un solo acto, las sentencias de 15 de febrero de 1996 y 18 de julio de 1996 señalan que las finalidades de reeducación y reinserción social que las penas privativas de libertad imponen, así como el artículo 25.2 de la CE que tiene un alcance genérico, han de tenerse en cuenta por el legislador al fijar las penas aplicables a cada delito por los Juzgados y Tribunales en aplicación de las normas penales y penitenciarias. Por ello, todo cuanto contradiga o se enfrente a la resocialización del individuo empañando o adulterando el fin último de la pena, comportará una tacha desde el punto de vista constitucional que exigirá la rectificación del acuerdo judicial correspondiente (STS 30 de enero de 1998). La legalidad constitucional debe prevalecer sobre la legalidad ordinaria (SSTS 4 de noviembre de 1994 y 27 de diciembre de 1994).

En el caso que estamos estudiando, esta doctrina nos llevaría a aplicar, en beneficio del reo, como tiempo máximo de cumplimiento de la pena el triple de la mayor, es decir, una condena total de diez años y seis meses de prisión correspondiente a triple de la pena indicada en el segundo lugar, que es la mayor de las penas impuestas que, evidentemente sería mucho más beneficioso que el cumplimiento de la suma de todas las penas a que ha sido condenado.

c)  Con posterioridad a las sentencias anteriormente reseñadas, el Tribunal Supremo se inclinó por matizar las consecuencias de aquel planteamiento. Aunque manteniendo la primacía de la interpretación a favor del reo y de respetar aquellos principios de carácter constitucional, se proclama la exigencia de evitar en el infractor penal la sensación de impunidad ante la perspectiva de que las consecuencias jurídicas de sucesivos delitos pudieran no cumplirse al incluirse las nuevas penas en los límites de condena ya prefijados. Por un parte, la conexidad se interpreta desde el punto de vista del Derecho sustantivo y no desde los criterios procesales del artículo 17 de la LECr.

Y, por otra, el límite de la acumulación se establece en los hechos delictivos cometidos con posterioridad a la firmeza de anteriores sentencias, ya que, en caso contrario, se produciría una peligrosa sensación de impunidad en el infractor basada en el conocimiento de que nunca podría rebasar el límite máximo de prisión señalado en el Código. Ésta es la posición jurisprudencial mayoritaria y casi unánime actualmente.

Como puede verse, la actual tendencia doctrinal seguida por nuestra jurisprudencia, recogida, entre otras, la STS 12 de noviembre de 2009 con cita de las sentencias: SSTS 943/2007 y 283/2007, y del acuerdo de Pleno no jurisdiccional de la Sala II del Tribunal Supremo de 29 de noviembre de 2005, ha adoptado un criterio favorable al reo en la interpretación del requisito de conexidad que exigen los artículos 988 de la LECr y 76 del CP para la acumulación jurídica de penas al estimar que, más que la analogía o relación entre sí, lo relevante es la conexidad «temporal», es decir, que los hechos pudiesen haberse enjuiciado en un solo proceso, atendiendo al momento de su comisión.

Así pues, deben únicamente excluirse:

1.º)  Los hechos que ya estuviesen sentenciados cuando se inicia el periodo de acumulación contemplado, es decir, cuando se comete el delito enjuiciado en la sentencia que determina la acumulación y

2.º)  Los hechos posteriores a la sentencia que determina la acumulación.

Y ello porque ni unos ni otros podrían haber sido enjuiciados en el mismo proceso.

APLICACIÓN PRÁCTICA

En el caso que nos ocupa, se solicita la acumulación a la tercera de las sentencias, la que da origen a la acumulación. Son acumulables a ella las sentencias números 2, 4 y 6, puesto que los hechos enjuiciados en ellas son anteriores a la fecha de la sentencia que acabamos de referir, y no habían sido sentenciados antes de que se cometieran los hechos condenados en la sentencia que tomamos como base para la acumulación, por lo que podrían haber sido acumulados en un mismo proceso.

Las ejecutorias 80/03 y 87/04 no pueden conformar el anterior bloque acumulativo por cuanto los hechos enjuiciados en ellas estaban ya sentenciados con anterioridad a que se cometieran los hechos incluidos en la sentencia que tomamos como base, por lo que nunca podrían ser enjuiciados juntos.

Una vez determinado el bloque de sentencias acumulables procede aplicar los límites relativo y absoluto que antes indicábamos.

Para el cálculo de la pena mayor debemos partir de la sentencia 11 de agosto de 2004, siendo la que contiene la pena mayor de las pendientes de cumplimiento de tres años y seis meses. El triple de la misma supone un máximo de cumplimiento de 10 años y seis meses. Si sumamos todas las penas acumuladas, alcanzaríamos los 12 años.

El resultado de esta operación es que el penado cumplirá esas penas acumuladas de 10 años y seis meses además de los correspondientes a los ordinales 1 y 5, que como indicábamos no son acumulables.

Así pues, deberá dictarse un Auto por la Audiencia Provincial de Barcelona donde se especifiquen las fechas de las sentencias cuya acumulación se pretende, las fechas de comisión de los hechos y la duración de las penas de privación de libertad a que el reo esté condenado. Dicho auto deberá contener los razonamientos en cuya virtud estima o desestima la acumulación solicitada, finalizando la concreción de la pena máxima que puede cumplir el penado en virtud de esta acumulación.

El Auto que se dicte es recurrible en casación ante el Tribunal Supremo por disposición del artículo 988 de la LECr: «Contra tal auto podrán el Ministerio Fiscal y el condenado interponer recurso de casación por infracción de Ley.»


2.  Posibles tramos de acumulación
Esta sentencia además recuerda lo decidido en Sala General de 27 de marzo de 1998, donde se estima que el Juez o Tribunal que haya dictado la última sentencia deberá, asimismo, acordar lo que proceda respecto a la acumulación entre sí de las penas correspondientes a las restantes causas que, atendiendo a las fechas de la sentencias y de realización de los hechos, no considere acumulables a las emanantes de la causa propia, en la que dictó sentencia, conceptuada como la última del listado atribuible al reo (SSTS 944/06, 569/09 y 1223/09). Significa esto que en el caso de que solicitara la acumulación ante un órgano jurisdiccional este considere que ninguna de las penas impuesta o alguna de ellas no es acumulable a la sentencia dictada por él pero resulten acumulables determinadas condenas entre sí, debe proceder a dictar la oportuna resolución.

Ello en la práctica dará lugar a la formación de los correspondientes «bloques» de ejecutorias susceptibles de acumulación. Cada bloque estará formado por aquellas penas correspondientes a causas que atendiendo las fechas de las sentencias y de realización de los hechos no considere el juez acumulables a las emanadas de la causa propia, pero que entre sí puede ser acumuladas tomando como referencia otra de las sentencias contenidas en él y respecto a la cual las anteriores cumplan los requisitos antes indicados es decir que los hechos no estuviesen sentenciados cuando se inicia el periodo de acumulación contemplado, es decir, cuando se comete el delito enjuiciado en la sentencia que determina la acumulación y que no sean hechos posteriores a la sentencia que determina la acumulación.


3.  Acumulación de condenas de dos ejecutorias, en una de ellas se ha aprobado el licenciamiento definitivo
Según se recoge en la STS de 15 de mayo de 2008 dada la regulación de los artículos 70 del anterior Código Penal y 73, 75 y 76 del actual, así como la jurisprudencia aplicable, el cumplimiento previo de alguna de las penas impuestas no es óbice para la aplicación de la institución de la acumulación de condenas.

En este supuesto el Tribunal Supremo analiza un caso en el que una de las sentencias de acumulación se pretende y resulta procedente conforme a los criterios establecidos jurisprudencialmente para la acumulación temporal, y que hemos indicado más arriba, declarando que es evidente que el cumplimiento previo de alguna de las penas impuestas no constituye óbice alguno para la aplicación de la institución de la acumulación de condenas, aun cuando se hubiera obtenido en esa pena el licenciamiento definitivo.


4.  Ineficacia de cosa juzgada de un previo pronunciamiento sobre acumulación
La STS de 17 de septiembre de 2009 declara que cabe la posibilidad de que, tras el dictado de un auto de acumulación de condenas, aparezcan otras sentencias condenatorias contra la misma persona.

En ese caso, lo que permitirá o impedirá la acumulación entre todas las penas contempladas es el cumplimiento de las exigencias legales, tal como han sido interpretadas por la jurisprudencia. En estos supuestos no cabe hablar de eficacia de cosa juzgada que pudiera impedir una reconsideración del caso en beneficio del reo. Si aparecieran nuevas condenas por delitos no contemplados en la anterior resolución sobre acumulación, habrá de dictarse un nuevo Auto para hacer un cómputo que abarque la totalidad de las condenas.

Así pues, desde el punto de vista procesal no hay obstáculo alguno para dictar nueva resolución sobre incidente de acumulación de condenas o refundición de penas cuando, tras haberse resuelto otro anterior, aparece una nueva condena que, por otros hechos de la misma época que los ya acumulados, podría haber sido objeto del mismo procedimiento precisamente por la fecha del hecho delictivo.

 
 
Formacion total
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho