Preguntas con respuesta
 
 
 
Buscador de práctica
  
 
 
ImprimirImprimir    
 

PENSIONES MÍNIMAS CONTRIBUTIVAS Y NO CONTRIBUTIVAS EN EL ANTEPROYECTO DE LEY DEL SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL. ¿EXISTE AGRAVIO COMPARATIVO?

 
Aunque las mejoras de las pensiones del sistema de la Seguridad Social es muy anterior en el tiempo, en torno a la década de los 60, es a partir de la vigencia de la Ley 26/1985, de 31 de julio, de medidas urgentes para la racionalización de la estructura y de la acción protectora de la Seguridad Social, donde se establecen los parámetros de periodicidad y cuantificación.

El artículo 4 de la Ley 26/1985 establece la revalorización periódica de las pensiones al comienzo de cada año, de acuerdo con el índice de precios al consumo previsto para el año de que se trate.

Así las cosas, cada año se vienen publicando las correspondientes Leyes de Presupuestos Generales del Estado y Reales Decretos donde se contienen la regulación de revalorización de las pensiones del Sistema de la Seguridad Social y de otras prestaciones sociales públicas para el correspondiente ejercicio.

Las disposiciones reguladoras de la mejora de las pensiones, además de contener las normas de aplicación, establece las cuantías mínimas de las pensiones, y las condiciones de acceso a las mismas, y ello como consecuencia del contenido del artículo 50 de la Ley General de la Seguridad Social, cuyo tenor literal es el siguiente:

"Artículo 50.  Complementos para pensiones inferiores a la mínima.-Los beneficiarios de pensiones del sistema de la Seguridad Social, en su modalidad contributiva, que no perciban rentas de capital o trabajo personal o que, percibiéndolas, no excedan de la cuantía que anualmente establezca la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado, tendrán derecho a percibir los complementos necesarios para alcanzar la cuantía mínima de las pensiones, en los términos que legal o reglamentariamente se determinen.

A los solos efectos de garantía de complementos por mínimos, se equipararán a rentas de trabajo las pensiones públicas que no estén a cargo de cualquiera de los regímenes públicos básicos de previsión social".

Para el ejercicio corriente, y ciñéndonos a las pensiones de jubilación y de orfandad con el incremento correspondiente al de la pensión de viudedad, por ser las que compararemos con las cuantías contempladas en el Anteproyecto de reforma de las pensiones de la Seguridad Social, el Real Decreto 1794/2010, de 30 de diciembre, establece unas cuantías mínimas, anuales de 10.388,00 €, (742,00 €/mes) para los causantes mayores de 65 años con cónyuge a cargo, de 7.985,60 €, (570,40 €/mes) para los que no tienen su cónyuge a su cargo y para los huérfanos absolutos, no discapacitados, pensionistas de orfandad con el incremento de la de viudedad, un único beneficiario obtendría una cuantía mínima de 8.946 €, (639,00 €/mes).

El anteproyecto de Ley de actualización adecuación y modernización del Sistema, da nueva redacción al artículo 50 de la Ley General de la Seguridad Social, cuyo texto se reproduce a continuación, redacción que limita las cuantías mínimas de las pensiones del sistema con la cuantía de las pensiones no contributivas, exceptuándose de esta limitación las pensiones de gran invalidez.

"Artículo 50.  Complementos para pensiones inferiores a la mínima.-1.  Los beneficiarios de pensiones del sistema de la Seguridad Social, en su modalidad contributiva, que no perciban rentas de capital o trabajo personal o que, percibiéndolas, no excedan de la cuantía que anualmente establezca la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado, tendrán derecho a percibir los complementos necesarios para alcanzar la cuantía mínima de las pensiones, en los términos que legal o reglamentariamente se determinen.

2.  El importe de dichos complementos en ningún caso podrá superar la cuantía establecida en cada ejercicio para las pensiones de jubilación e invalidez en su modalidad no contributiva. Cuando exista cónyuge a cargo del pensionista, el importe de tales complementos no podrá rebasar la cuantía que correspondería a la pensión no contributiva por aplicación de los establecido en el apartado 1 del artículo 145 para las unidades económicas en las que concurran dos beneficiarios con derecho a pensión.

Cuando la pensión de orfandad se incremente en la cuantía de la pensión de viudedad, el límite de la cuantía de los complementos al que se refiere el párrafo anterior solo quedará referido al de la pensión de viudedad que genere el incremento de la pensión de orfandad.

Los pensionistas de gran invalidez que tengan reconocido el complemento destinado a remunerar a la persona que les atiende no estarán afectados por los límites establecidos en este apartado".

En cuanto a la pensión de orfandad incrementada con el importe correspondiente al de la viudedad, la limitación de la cuantía mínima a la de la no contributiva solo afectará a la pensión de viudedad.

Debe tenerse en cuenta que la aplicación del nuevo sistema de cuantificación de las pensiones mínimas lo es para las causadas a partir de 1 de enero de 2013.

Razones de temporalidad impiden obtener la diferencia en las cuantías mínimas que tendrán garantizadas las pensiones en 2013, sin embargo con los datos del ejercicio 2011 podemos obtener el contraste entre los importes mínimos de las pensiones, antes y después de la reforma.

- Pensión de Jubilación, beneficiarios mayores de 65 años con cónyuge a cargo:

Antes de la reforma, la cuantía mínima de la pensión para el ejercicio 2011 se situaría en 10.388,00 € anuales.

Si se aplicase la limitación contenida en la "reforma", la cuantía mínima de esta clase de pensiones se establecería, en 8.272,88 € anuales (4.866,40 € + 3.406,48 €).

En la que 4.866,40 € corresponden al importe de la pensión no contributiva para el ejercicio 2011 y 3.406,48 al 70 por ciento del importe anterior, de acuerdo con el contenido del artículo 145.1 de la Ley General de la Seguridad Social, al que remite la redacción, que del artículo 50 de la misma disposición contempla el anteproyecto de la reforma.

- Pensión de jubilación, beneficiarios mayores de 65 años con cónyuge no a cargo:

La cuantía de la pensión mínima para el ejercicio 2011, se fija en 7.985,60 €, anuales, mientras que la limitación que contempla la "reforma" situaría el importe de la pensión en 4.866,40 €/año, importe que corresponde a la pensión no contributiva para el mismo ejercicio

- Pensión de Orfandad absoluta con el incremento de la pensión de viudedad un único beneficiario no discapacitado:

En el ejercicio 2011 la cuantía mínima de esta clase de pensiones se establece en 8.946,00 € (2.571,80 € y 6.374,20 €).

En la que 2.571,80 € corresponden a la pensión de orfandad y 6.374,20 €, a la de viudedad.

Para esta clase de pensiones el contenido de la reforma contempla exclusivamente la limitación, a la cuantía no contributiva, de la pensión de viudedad, por lo que el valor de la pensión mínima de esta naturaleza sería de 7.438,20 € (2.571,80 €+ 4.866,40 €).

Como puede verse, la limitación que tendrán las cuantías mínimas de las pensiones, con el importe de las no contributivas, además de producir una minoración importante, supone un agravio comparativo, en el sentido de que un pensionista de jubilación del Sistema de Seguridad Social, que, cuando menos haya cotizado un mínimo de 15 años, percibirá una pensión del mismo importe que la que recibirá un beneficiario que, sin necesidad de haber cotizado, perciba una pensión en modalidad no contributiva.

 
 
 
Practicum Social
Banner Encuesta Portal Jurídico
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho